Memoria |

A 18 años de 2001, “la gran deuda es la impunidad”

El repaso por la situación de aquellos días de diciembre y el análisis de la Secretaria de Derechos Humanos de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe, Milagros Demiryi.
Ene, 24. 2020
Milagros Demiryi

Hace 18 años, el pueblo salió a las calles a exigir el fin de una política sistemática de ajuste y que se vaya la clase política que venía llevándola adelante. Pero no se pueden pensar las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 sin tener en cuenta todas las luchas que las clases populares habían enfrentado durante los dos años de gobierno de Fernando De La Rúa. Y tampoco se puede evaluar al breve período de la Alianza sin tener en cuenta el menemato y las implicancias que tuvo en la política y en la economía del país.

El ajuste estructural iniciado a comienzos de la década de 1990 se profundizó hacia el 2001 y afectó la vigencia de los derechos económicos, sociales y culturales, en especial, de los grupos más vulnerables. Este proceso estuvo caracterizado por una concentración de la riqueza en una pequeña porción de la sociedad, por un aumento creciente de los índices de pobreza e indigencia y por la consecuente consolidación de un sector de la población en situación de desempleo o subempleo.

En ese marco, en julio de 2001 se aprobó la “Ley de Déficit Cero” que, además de la reducción de los haberes de jubilados y empleados estatales, también impactó fuertemente sobre los programas sociales dependientes del Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente. Más tarde, a principios de diciembre, habían instaurado el famoso “corralito”, que impidió la disponibilidad de efectivo, bancarizó las transacciones y prácticamente paralizó a toda la economía informal.

Sin embargo, había planes y proyectos alternativos. Presente en todas las luchas populares de la época, la CTA había realizado en mayo de ese año, junto a numerosas organizaciones sociales, políticas y culturales, la “Marcha por la Vida”, desde Jujuy a Buenos Aires. Aquella movilización, “anunciaba que 2001 fue el límite de tolerancia para un sistema que se consumía la vida de las pibas y los pibes”, recuerda el periodista y actual diputado provincial Carlos Del Frade.

Además, la Central venía trabajando en el Frente Nacional contra la Pobreza (FRENAPO), espacio integrado por organizaciones sociales, sindicales, agropecuarias, empresarias, políticas, de derechos humanos, eclesiales y estudiantiles, bajo la consigna «Ningún hogar pobre en la Argentina». Entre el 14 y el 17 de diciembre esta multisectorial llevó a cabo, en todo el país, una Consulta Popular para promover la implementación de un Seguro de Empleo y Formación de $380 para cada jefe o jefa de hogar desocupado/a, una Asignación Universal de $60 por hijo/a menor de 18 años y una Asignación Universal de $150 para personas que se encuentren en edad jubilatoria y no tienen cobertura previsional. Según el recuento final de los votos emitidos, fueron 3.083.191 personas las que se manifestaron a favor de la propuesta.

En aquel contexto de profundo retraimiento económico e inequidad social se produjeron en todo el territorio encendidas manifestaciones de protesta desde el 18 de diciembre. Contra ellas, el Estado desplegó una fuerte represión que incluyó la declaración de Estado de sitio en toda la Nación. Casi 40 personas fueron asesinadas y otras 4500 fueron detenidas. El presidente Fernando De la Rua, en funciones desde diciembre de 1999, debió renunciar en el peor momento de la crisis.

La provincia de Santa Fe, en aquel momento gobernada por segunda vez por Carlos Alberto Reutemann, contabilizó la mayor cantidad de asesinados en relación a la cantidad de habitantes. “Reutemann, dos veces senador, dos veces gobernador y en los dos gobiernos Economía y Seguridad estuvieron en manos de genocidas”, recuerda Gustavo Martínez, Secretario General de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe e integrante de la Comisión Investigadora No Gubernamental de los Hechos de Diciembre de 2001.

Mantener la lucha y avanzar en organización

Milagros Demiryi es Secretaria de Derechos Humanos de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe, integrante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) y parte de la “Carpa Negra” que exige justicia por las inundaciones de la ciudad capital en 2003 y 2007. Ella recordó los hechos del 2001 y propuso un balance y algunos desafíos.

“La gran deuda es la impunidad. Es un mal, una deuda que atraviesa a nuestro país a lo largo de la democracia”, arrancó con énfasis. “A nivel nacional hubo una especie de simulacro con que se lo iba a juzgar a De la Rúa y después quedó en la nada. A nivel provincial, directamente se consagró, una vez más la impunidad, y no se dio lugar al trabajo que hizo la Comisión No Gubernamental, la cual jugó un rol fundamental investigando con distintos actores (tanto gremiales como políticos y reconocidos referentes) por fuera de los organismos estatales. Se hizo un trabajo sumamente valioso, y se terminó consagrando la impunidad por la falta de validación de los legisladores y los políticos. Ninguno de los poderes se salva en este sentido”, detalló.

Milagros Demiryi en la manifestación del 19 de diciembre de 2019 en Rosario. Foto: Adrián Galarza.

Milagros Demiryi en la manifestación del 19 de diciembre de 2019 en Rosario. Foto: Adrián Galarza.

“Lo que queda inscripto en la memoria popular es que salieron a matar a mansalva, que hay una continuidad de actores responsables políticos y penales, en este caso el ex gobernador Reutemann, que sigue premiado en el senado con una banca y con todos los beneficios que esto le otorga”, aseguró. En ese sentido, afirmó que esa continuidad “se dio dos años después con la inundación, con lo que nosotros denominamos ‘el crimen hídrico’, que se dió bajo el mismo contexto en relación a los responsable políticos y penales”.

Esa impunidad, reflexionó, no parece tener fin en el corto plazo: “la perspectiva no es muy alentadora a que en este cambio de gobierno se pueda reabrir una causa o avanzar con las investigaciones. El poder político está entramado con el poder judicial, y lo concreto es que aquí no hubo ninguna reforma a fondo, ninguna modificación que haya metido el cuchillo en el hueso a estos poderes que son los que arman el entramado que posibilita que los funcionarios no paguen por su responsabilidad y que ser funcionario en este país sea una carta a la impunidad”, .

Sin embargo, Demiryi contempló que “uno no puede dejar de reivindicar lo que ha sido la lucha del pueblo argentino, la salida del pueblo a la calle enfrentando el estado de sitio. Con ese fuerte grito de ‘que se vayan todos’. Este ir y venir entre el pasado, el presente y la perspectiva son ejercicios de memoria que nosotros tenemos que hacer colectivamente para sacar algunas enseñanzas”.

Entre los aprendizajes, destacó que “lo que se mantiene a lo largo del tiempo es mantener la lucha en la calle y avanzar en términos de organización política popular y en términos de participación real. Tenemos un gran desafío, que es superar la visión o la noción de que la democracia es elegir con el voto cada tantos años. La democracia se construye todos los días. Vienen tiempos muy difíciles, no sé si más o menos difíciles de los que ya pasamos, pero la experiencia nos indica que aquí no hay salvadores. Nadie va a defender lo que no sienta como propio”

En esa línea, la referentes analizó la situación política. “A nivel provincial, estamos ante un gobierno, si es por hacer una lectura de como esta conformado el gabinete, en el que vuelven los que estaban en aquella época. El gabinete de (Omar) Perotti está mayoritariamente conformado por gente de los gobiernos de (Jorge) Obeid y Reutemann, no estamos hablando de cualquier cosa, salvo algunas excepciones”, apuntó.

“A nivel nacional ha cambiando el signo político. El paquete de medidas anunciado estos días, es muy prematuro quizá, pero hay una serie de cuestiones que hablan de que se avanza sobre determinadas conquistas populares. O las peleamos o nos quedamos en casa llorando, o echándole la culpa al capitalismo o a la derecha”, analizó.

También se refirió a la situación internacional: “no podemos dejar de ver cuál es el concierto y como es la correlación de fuerzas. Chile nos ayuda a leer a que hay que enfrentar al capitalismo. En Chile, en Bolivia, en Ecuador, por más que el disparador haya sido el aumento de un servicio, hay un momento en que el pueblo dice basta y para enfrentar esa situación hay que estar organizados y hay que tener una propuesta alternativa”.

En el caso de la CTA-A, Demiryi aseguró que hay que sostener “una propuesta de un sindicalismo autónomo, independiente de los poderes de los burócratas, de los gobiernos y que permita defender realmente los intereses de los trabajadores”.

“Las luchas del 19 y 20 nos dejan el sin sabor de la impunidad y el claro mensaje de que el camino es organizarnos y salir a enfrentar al enemigo que es ni más ni menos que el sistema en todas sus expresiones. La impunidad en lo político va de la mano del crecimiento del hambre, del avance sobre determinadas conquistas, eso es lo que no podemos permitir”, concluyó.

¡Presentes, ahora y siempre!

A continuación, el listado de todas las personas asesinadas en el marco de la represión de aquellas jornadas, cuyos nombres y rostros se levantan en cada lucha, como recuerdo y reivindicación.

– ACOSTA, Graciela, 35 años.Villa Gobernador Gálvez, provincia de Santa Fe. Militante del MTL y PCA. Estaba con una amiga buscando a sus hijos. Se acercó a un supermercado frente al que unas mil personas reclamaban comida. Recibió dos impactos de bala, disparados rodilla en tierra por un policía al que su amiga vio perfectamente.

– ALMIRÓN, Carlos “Petete”, 24 años. Ciudad de Buenos Aires. Era militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y de la Coord. de Desocupados 29 de Mayo. Recibió un disparo de la policía en el pecho en Av. 9 de Julio y Av. de Mayo cuando encabezaba una columna de manifestantes que intentaba volver a la Plaza de Mayo.

– ALVAREZ Villalba, Ricardo, 23 años. Asesinado en Rosario, Santa Fe.

– ARAPI, Ramón Alberto, 22 años. Estaba con amigos tomando tereré en el Barrio Nuevo de Corrientes. Entró al barrio una camioneta Ford F-100 bordó sin leyendas identificatorias y sin patente, con cinco hombres, cuatro con el uniforme de combate azul-celeste de la policía provincial. Arapi trató de esconderse, pero dos de los policías lo corrieron y alcanzaron. Uno lo golpeó y le pegó un tiro que entró por el pecho y salió por la espalda.

– AREDES, Rubén, 24 años. Fue asesinado por la Policía Federal mientras participaba en un corte de calles en Ciudad Oculta, Ciudad de Buenos Aires. Recibió cuatro balas de plomo por la espalda.

– AVACA, Elvira, 46 años. Recibió un escopetazo frente a un supermercado frente al que pasaba con su hija en Cipolletti, Río Negro. Recibió el disparo en la zona lumbar. El calibre de la bala es policial.

– AVILA, Diego, 24 años. Asesinado en Villa Fiorito, Buenos Aires.

– BENEDETTO, Gustavo Ariel, 30 años Se encontraba en la esquina entre la Avenida de Mayo y Chacabuco, Ciudad de Bs. As., donde se estaba llevando a cabo una manifestación. Recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte, disparado desde el interior del Banco HSBC, donde prestaba servicios como custodio privado el ex militar Varando, represor de La Tablada.

– CAMPOS, Walter, 17 años. Estaba esperando cajas de comida junto a cientos de personas frente a un supermercado en Rosario (Santa Fe), cuando un tirador de élite de las TOE (Tropas de Operaciones Especiales) le disparó a la cabeza.

– CÁRDENAS, Jorge, 52 años. Fue herido la noche del 19 en las escalinatas del Congreso de la Nación, y falleció varios meses después.

– DELGADO, Juan, 28 años. Estaba con otras personas reclamando alimentos frente a un supermercado en Rosario, Santa Fe. Llegó un camión que aparentaba traer comida. Cuando los manifestantes se agolparon alrededor, de atrás aparecieron seis móviles policiales que dispararon contra la gente. Delgado fue herido con balas de goma cuando huía de la represión. Un policía lo tumbó de un cachiporrazo en las piernas, lo apuntó con su itaka, pero se había quedado sin carga, por lo que sacó la pistola y le disparó a menos de un metro de distancia.

– ENRIQUEZ, Víctor Ariel, 21 años. Asesinado en Almirante Brown, Buenos Aires.

– FERNÁNDEZ, Luis Alberto, 27 años. Vendía sandías frente a un supermercado en la provincia de Tucumán. Durante la represión a manifestantes, un gendarme le disparó a poca distancia en la cabeza. Murió dos días después.

– FERREIRA, Sergio Miguel, 20 años. Baleado durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001 pero murió un año después a raíz de una complicación hepática desencadenada por el balazo en el hígado recibido cuando la policía cordobesa reprimió duramente un saqueo a un supermercado del barrio Villa El Libertador.

– FLORES, Julio Hernán, 15 años. Asesinado en Merlo, Buenos Aires.

– GARCÍA, Yanina, 18 años. Rosario, Santa Fe. Recibió un disparo en el abdomen cuando, desesperada por los ruidos de las balas, salió a la vereda a buscar a su pequeña hija.

– GRAMAJO, Roberto Agustín, 19 años. Un grupo de jóvenes estaba siendo perseguido por la Policía, que les disparaba balas de goma, en Alte. Brown, Buenos Aires. A la corrida se tuvieron que sumar todos los que estaban en la calle, ya que la Policía disparaba a mansalva. Un vecino pudo observar que en una obra en construcción que está ubicada en diagonal a su ventana había dos policías escondidos en las columnas. Uno de los policías disparó con balas de goma para lograr la retirada de los jóvenes, mientras que el otro policía se quedó escondido en la tercera columna de la obra en construcción y sacó el arma reglamentaria y efectuó tres o cuatro disparos. Uno de los disparos atravesó la cabeza de Roberto, que iba de su casa a la de su tío.

– GUÍAS, Pablo Marcelo, 23 años. Asesinado en San Francisco Solano, Buenos Aires

– ITURAIN, Romina, 15 años. Asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre, mientras estaba en su casa, adonde ingresó una bala policial disparada contra quienes protestaban frente a un supermercado en Paraná, Entre Ríos.

– LAMAGNA, Diego, 26 años. Murió después de haber sido herido en el pecho con un perdigón de plomo. Según testigos, le dispararon policías de civil desde un auto particular en la Ciudad de Buenos Aires.

– LEGEMBRE, Cristian, 20 años. Asesinado en Castelar, Buenos Aires

– LEPRATTI, Claudio “Pocho”, 35 años. Rosario, Santa Fe. Militante comunitario, de ATE y la CTA. Estaba en la terraza de la escuela 756 en la que trabajaba como ayudante de cocina cuando el móvil 2270 del Comando de Arroyo Seco se dirigía a reprimir un corte de calles de los vecinos del barrio. Los policías detuvieron el móvil y empezaron a disparar. Pocho gritaba que no lo hicieran porque había muchos chicos comiendo. Velásquez, el efectivo condenado a 14 años de prisión, dijo en la reconstrucción que disparó sin apuntar y que no sabía si tenía balas de goma o de plomo. El proyectil que lo mató ingresó por la garganta.

– MÁRQUEZ, Alberto, 57 años. Durante la manifestación en la Ciudad de Buenos Aires, de una camioneta salieron civiles y uniformados que empezaron a disparar indiscriminadamente. Alberto Márquez recibió dos balazos en el tórax a consecuencia de los cuales murió. Uno de los autores fue el comisario Oliverio, jefe de asuntos internos de la PFA.

– MORENO, David Ernesto, 13 años. Salió corriendo cuando la policía empezó a disparar contra los vecinos que se agolpaban frente a un supermercado en la provincia de Córdoba. La autopsia determinó que David fue herido con cinco proyectiles, algunos de goma y otros de plomo. De la nuca le extrajeron una posta de plomo que pertenecería a un cartucho disparado por una escopeta calibre 12/70 de la Policía. Los impactos en su cuerpo y en los de los otros heridos fueron por la espalda, por lo que se descarta que hayan sido lesionados por otras armas que las que disparaban los uniformados.

– PACINI, Miguel, 15 años. Asesinado en la ciudad de Santa Fe. Recibió varios disparos en el cuello.

– PANIAGUA, Rosa Eloísa, 13 años. Había ido con su familia a buscar comida en un supermercado en Paraná, Entre Ríos, porque el comisario del barrio había hecho correr la voz de que entregarían mercadería. Al llegar los esperaban policías y gendarmes. La bala entró por la parte superior de la cabeza y salió por la boca.

– PEDERNERA, Sergio, 16 años. Baleado en la provincia de Córdoba. Se encontraba en la calle buscando comida para su familia en el marco de los reclamos masivos que se realizaron en supermercados, cuando recibió una bala policial en el tórax que le produjo una paraplejia. Un año después falleció en el hospital.

– PEREYRA, Rubén, 20 años. Rosario, Santa Fe. Baleado por la policía cuando regresaba a su casilla llevando al hombro una caja con alimentos entregados en un supermercado.

– RAMÍREZ, Damián Vicente, 14 años. Asesinado de un balazo en el cuello en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires.

– RIOS, Sandra, asesinada durante la pueblada del 19 y 20 de diciembre. Sin datos.

– RIVA, Gastón Marcelo, 30 años. Circulaba en moto por la Avenida de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires, cuando recibió un disparo en el pecho proveniente de alguna de las armas de un grupo de cuatro policías que estaban disparando.

– RODRÍGUEZ, José Daniel. Asesinado en Paraná, Entre Ríos.

– ROSALES, Mariela, 28 años. Asesinada en Lomas de Zamora, Buenos Aires.

– SALAS, Ariel Maximiliano, 30 años. Asesinado en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires.

– SPINELLI, Carlos Manuel, 25 años. Fusilado desde un Gol blanco durante la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre. Sucedió en Pablo Nogués, Buenos Aires.

– TORRES, Juan Alberto, 21 años. Sufrió una herida de arma de fuego en la zona abdominal, en Corrientes.

– VEGA, José, 19 años. Asesinado en Moreno, Buenos Aires.

– VILLALBA, Ricardo, 16 años. En Rosario, Santa Fe. Recibió un tiro en un ojo cuando vecinos manifestaban pidiendo alimentos frente a un autoservicio. Murió el 23 de diciembre.

* Comunicación CTAA provincia de Santa Fe

Fotos: Archivo diciembre 2018 / Adrián Galarza

Fuente

Enlace Externo
Tags
Archivos

Destacadas

+

Medidas de seguridad para poder cuidar

Medidas de seguridad para poder cuidar

Trabajadorxs de la salud reclaman por elementos de protección personal para la atención en la emergencia sanitaria. Es necesaria la implementación de los Comités Mixtos de Seguridad e Higiene, el fin de la precarización laboral y el respeto de los protocolos de atención.

Campañas

+

Información para prevenir

Información para prevenir

Toda la información necesaria sobre el COVID-19. - Recomendaciones para la limpieza domiciliaria (PDF) del Ministerio de Salud de la Nación - Material del CONICET sobre la elaboración de barbijos caseros y otras medidas de protección (PDF) Información útil para...

Calendario

marzo

abril 2020

mayo
LU
MA
MI
JU
VI
SA
DO
30
31
1
2
3
4
5
Eventos abril

1st

Sin eventos
Eventos abril

2nd

Sin eventos
Eventos abril

3rd

Sin eventos
Eventos abril

4th

Sin eventos
Eventos abril

5th

Sin eventos
6
7
8
9
10
11
12
Eventos abril

6th

Sin eventos
Eventos abril

7th

Sin eventos
Eventos abril

8th

Sin eventos
Eventos abril

9th

Sin eventos
Eventos abril

10th

Sin eventos
Eventos abril

11th

Sin eventos
Eventos abril

12th

Sin eventos
13
14
15
16
17
18
19
Eventos abril

13th

Sin eventos
Eventos abril

14th

Sin eventos
Eventos abril

15th

Sin eventos
Eventos abril

16th

Sin eventos
Eventos abril

17th

Sin eventos
Eventos abril

18th

Sin eventos
Eventos abril

19th

Sin eventos
20
21
22
23
24
25
26
Eventos abril

20th

Sin eventos
Eventos abril

21st

Sin eventos
Eventos abril

22nd

Sin eventos
Eventos abril

23rd

Sin eventos
Eventos abril

24th

Sin eventos
Eventos abril

25th

Sin eventos
Eventos abril

26th

Sin eventos
27
28
29
30
1
2
3
Eventos abril

27th

Sin eventos
Eventos abril

28th

Sin eventos
Eventos abril

29th

Sin eventos
Eventos abril

30th

Sin eventos

Archivo

Categorías

Más noticias

El trabajo en situación de riesgo

El trabajo en situación de riesgo

El Observatorio de la OIT dio a conocer el informe “El COVID-19 y el mundo del trabajo”, con datos devastadores de las consecuencias de la pandemia. Frente a un panorama sumamente incierto, la respuesta tiene que ser con más Estado que garantice los derechos de todos/as.

Techint y su desafío a la paz social

Techint y su desafío a la paz social

En continuidad con los informes que viene realizando el IPyPP, se lanzó la segunda parte de “Que aporten los que más tienen”, basado en la situación del grupo Techint. Las medidas que deberían tomarse hacia ese conglomerado.