Historia de la clase |

Mujeres del Villazo “en el intento de cambiar el mundo”

Las mujeres fueron protagonistas centrales en la construcción de lo colectivo en los hechos del Villazo. Así lo explica la historiadora Julia Contreras en esta entrevista.
Abr, 20. 2020
Comunicación CTAA provincia de Santa Fe

Julia Contreras está próxima a presentar el final de un estudio que valora el rol de las mujeres protagonistas en el histórico Villazo. Lejos de entender el proceso como homogéneo, el movimiento setentista presentaba diferentes puntos de vista contra la burocracia sindical de la UOM y de las autoridades de la fábrica Acindar, epicentro del conflicto.

A 46 años de este fenómeno político, analiza qué la llevó a estudiar y escribir e interpretar las causas y los por qué del rol de la mujer en esta gesta política. Las historias de los hechos ocurridos a veces se generalizan sin tener en cuenta las luchas locales, pero Villa Constitución escapa a la regla. Hoy, cuando se visibiliza más el rol de las mujeres en esas luchas, queda en claro que fueron protagonistas centrales de lo colectivo. Sin embargo, aparecen silenciadas.

– ¿Cómo se construyó la historia de estas luchas, cómo se fue construyendo la identidad de las mujeres en ese espacio y en particular de las que venís estudiando en los hitos del Villazo? Difícil debió haber sido ubicarse a la par. ¿Qué hacían a medida que iba creciendo la lucha dentro y fuera de la fábrica?

Es bueno aclarar que las mujeres durante el llamado Villazo fueron fundamentales por su contribución. Esto es porque el tipo de lucha que se estableció, enmarcada en el ciclo de protestas clasistas iniciadas con la experiencia del Cordobazo, era de carácter combativo. La naturaleza de las huelgas clasistas, en la mayoría de los casos, es la toma de fábrica; situación que conlleva a los huelguistas a permanecer durante días dentro de las plantas metalúrgicas. Este escenario determina la necesidad de contar con otros actores para articular la acción política y con la comunidad, en este caso la villense, hacia afuera de las fábricas paralizadas. Así, en los sucesos aparecen mujeres familiares de los huelguistas y también otras provenientes de sectores políticos y profesionales que aparecen activamente en los acontecimientos. Si bien el carácter de la huelga obrera es masculino, ya que la actividad metalúrgica para ese entonces no admite mano de obra de mujeres, ellas realizan contribuciones sustantivas para sostener la protesta. Las presencias femeninas en las luchas clasistas se han indagado poco desde la historia o no se ha puesto la suficiente mirada crítica en el escenario de las interpretaciones del pasado a pesar de que el ciclo de protestas requirió de la presencia activa de ellas, en tanto sujetas históricas, en el intento por cambiar el mundo.

– ¿Sentían que era su propia historia? ¿Se perciben como trabajadoras?

Durante la década de 1960 y 1970 las mujeres en las grandes ciudades de la Argentina y en el mundo occidental, experimentaron un cambio de paradigma en cuanto al lugar históricamente asignado. El contexto de época hace que la ocupación de ellas en el espacio público se acelere, los cambios en la concepción de lo femenino son tan profundos como visibles, aunque reparan en el origen social, cultural y geográfico de distintos grupos sociales.

La transformación de la vida cotidiana y el papel hegemónico dado a la mujer en la organización social en esa década son cruciales en los cambios de comportamiento femeninos como también el lugar asignado a las mismas. En consecuencia, dicen que los sesenta significaron un cambio en las relaciones intergenéricas. Las mujeres accedieron, aparentemente, a una mayor autonomía con respecto a décadas anteriores ya que pueden salir solas hasta tarde, gozar de mayor libertad sexual, usar anticonceptivos, controlar el número de hijos en tanto experiencias transformadoras, aunque coexistieron diferentes modelos femeninos. Es decir, se asiste a una convivencia de rupturas y permanencias en las actitudes y valores. Al interior de la vida cotidiana, se produce un cambio en los patrones, mediante el acceso a bienes de consumo ligados al confort del hogar que modifican su cotidianeidad y que pone en cuestión el modelo de domesticidad.

La necesidad de situar precisamente a las mujeres que participaron en el ciclo de protestas villenses, pertenecientes a un modelo de hogar obrero en particular, en la defensa y dignidad del hogar proletario, y a partir de la división sexual del trabajo se asigna a las mujeres la responsabilidad de conservar la vida. Ellas no se perciben como trabajadoras proletarias, porque ejecutaban tareas de domesticidad y cuidados. No obstante, defendían el hogar desde una apropiación de clase trabajadora. Atendiendo a ello, sentían como deber de clase la participación activa durante las huelgas en el caso de las esposas y familiares ya que el único salario que ingresaba al hogar era el del padre/ varón obrero. Las contribuciones se realizaron desde un rol de domesticidad orientado al abastecimiento de recursos que en forma cotidiana administran las mujeres. Es decir, alimentos, vestido y, posteriormente a marzo de 1975, la asistencia a los detenidos durante la represión estatal. Las mujeres familiares, organizadas a través de una comisión de sostenimiento femenino a la lucha, estimulan a otros sectores productivos villenses para lograr el acompañamiento de la protesta mediante diálogos con comerciantes, empleados municipales, los quinteros de la zona que traían las bolsas de verdura para las familias de los muchachos que no cobraban el sueldo.

– ¿Quiénes eran, con nombre y apellido, esas mujeres?

Una particularidad a destacar es que estas mujeres familiares son convocadas para participar de la protesta por las abogadas de los huelguistas de la Lista Marrón, ellas eran María Josefa Dal Dosso y Mireya Rojo. La causa de tal llamamiento son las dificultades económicas de la familia obrera en protesta que no percibe los salarios. Estas familiares conforman la llamada “Comisión de Apoyo a las Elecciones Democráticas del Gremio Metalúrgico”, cuya presidenta era la propia Dal Dosso y de esta manera se incorporan las mujeres a la protesta en tanto nuevos sujetos, con sentido de protesta clasista. Las integrantes de la comisión de mujeres1 son Mabel Ruesca, Nuri Gómez, María Lobotti, Norma Turco, Nadia Doria, Celia Fainstein, «Porota» de la Torre de Cortés, Estela Hernández y las abogadas Mireya Rojo y María Josefa Dal Dosso. Sus lugares de reunión, son una vez en cada vivienda, situación que da cuenta de la horizontalidad del grupo. Esta Comisión funciona durante los días de huelga y posteriormente a la culminación de la primera toma, el 16 de marzo de 1974, continúa activa desde un rol contributivo al que desempeñan los obreros y en función de los requerimientos de ellos, mediante una tradicional división sexual del trabajo.

– Algunas colaboran a distancia del lugar de conflicto…

María (Mary) Lobotti, madre del obrero Miguel Ángel Lobotti, asesinado el 10 de abril de 1975, expresa que ella apoya la participación de su hijo en el conflicto y que colabora en forma permanente, aunque señala que ella nunca se acerca a la puerta de la fábrica. Respecto al número de participantes de la comisión de mujeres, Lobotti agrega que no crece en número porque muchos huelguistas no aprueban la participación de sus parejas y familiares. De esta manera la entrevistada manifiesta que la contribución está supeditada a las necesidades y conformidad de los huelguistas. Celia Fainstein describe las motivaciones que las llevaron a la protesta, explicando que las razones de la huelga no son solamente de reclamos de los obreros, sino que también contiene demandas comunitarias de servicios de salud, específicamente obra social para los afiliados y sus familias.

Julia Contreras

La historiadora Julia Contreras

– ¿Qué pasaba adentro?

En el interior de la fábrica había alrededor de 2500 personas, los líderes huelguistas pidieron por la radio local que se les enviara alimentos. Se produjo una situación de asimetría de fuerzas entre el sector sindical que intervenía la seccional y que contaba con el apoyo patronal y los huelguistas que necesitaban sostener el conflicto. Esta situación llevó a que las mujeres familiares y también otras militantes se involucraran en los sucesos, ya que fueron convocadas para colaborar con el sostenimiento de la protesta. La resistencia sindical y política se propagó fuera de las fábricas y requirió del compromiso deotros sujetos sociales en cohesión con el movimiento obrero. La Comisión organiza eventos para reunir fondos, reciben contribuciones de comerciantes locales y de trabajadores y empleados de otras ramas de la industria. También establece diálogos con la comunidad para el sostenimiento de la huelga, durante la segunda toma de fábrica de 1974, las carnicerías de la ciudad proveían de alimento al igual que las panaderías vecinas. Las mujeres relacionadas por vínculos familiares tienen, además de las responsabilidades asignadas para contribuir con la protesta, las habituales tareas domésticas y de cuidado de sus hijos que, en algunos casos, cuentan con la contribución de redes de parentesco, vecindad y amistad para la organización de ambas funciones. Estas mujeres priorizan las responsabilidades de maternidad, cuidados familiares, provisión de alimentos, facilitando redes sociales que les ayudan a garantizarlo. Otro grupo de mujeres que asumen responsabilidades de resistencia durante el “Villazo” son las militantes de organizaciones políticas peronistas y de izquierda. Entre ellas se encuentran Cristina Monterrubianesi, miembro de la Juventud Peronista, y María Cristina Luchessi2, militante de Juventud Trabajadora Peronista (JTP) y esposa de Raúl Horton, obrero de la Lista Marrón y militante montonero que fue asesinado durante la última dictadura militar. Esta última escribe, entre 1974 y 1975 en el diario regional “El Popular”. Ambas son docentes villenses, juntas trabajan en proyectos de alfabetización sobre vagones del ferrocarril y editan un periódico político destinado a los vecinos. Otra iniciativa que encaran juntas es el montaje de un dispensario comunitario que posteriormente será destruido en un atentado de bomba perpetrado por grupos de derecha. Otras mujeres que participan durante la protesta motivadas solamente por militancia política son la profesora de historia Irma Antognazzi, del Frente Antiimperialista para el Socialismo, y Mirta Sgró, del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Ésta última se radica en Villa Constitución junto a dos hijos pequeños en junio de 1974 mientras su marido está detenido por razones políticas.

– ¿Cuál es el rol de las abogadas?

Entre las mujeres militantes políticas se encuentran las dos abogadas María Josefa Dal Dosso y Mireya Rojo, simpatizantes de Vanguardia Comunista y apoderadas de la Lista Marrón, que son convocadas por un ex obrero de Acindar, José Sacristani, despedido durante las huelgas de 1970 y del mismo partido. Éste en 1972, congrega a estas profesionales rosarinas a Villa Constitución en ocasión que los obreros metalúrgicos reclamaban las elecciones sindicales seccionales. Ambas participaron anteriormente del llamado “Rosariazo”3 por la libertad de presos políticos y en defensa de trabajadoresdespedidos. Estas profesionales de origen social de clase media de un centro urbano mayor como Rosario, dan cuenta de los cambios y permanencias de las mujeres durante la década de 1960 y 1970 que acceden a la universidad pública, se forman y militan políticamente e incluyen en los espacios públicos aceleradamente. Respecto al desempeño profesional, la condición de abogadas laboralistas y con experiencia militante les permite un rápido entendimiento con los huelguistas. Si bien Dal Dosso relata que todas las medidas sindicales las decide soberanamente la asamblea obrera, se deduce que el acompañamiento jurídico de las profesionales es fundamental para establecer estrategias de comunicación e incorporación de nuevos sujetos participantes, como es el caso de las mujeres. Cuando termina la toma fabril de 1974, ambas abogadas toman la tarea de formación sindical para los trabajadores de la Lista Marrón a fin de instruirlos en el procedimiento electoral. Debido a la modalidad de la protesta, abandonan el resto de sus tareas profesionales en Rosario para dedicarse exclusivamente al llamado a elecciones metalúrgicas de Villa Constitución.

El 6 de noviembre de 1974 la policía provincial allana los domicilios particulares de ambas abogadas y el estudio jurídico bajo argumento de incumplir la llamada Ley de Seguridad, lo que pone de manifiesto la persecución sufrida por parte del gobierno provincial y las fuerzas parapoliciales. Dal Dosso y Rojo son detenidas, junto a la dirigencia de la Lista Marrón, en marzo de 1975 debido al ejercicio de su profesión en defensa de los trabajadores. Dal Dosso es encarcelada en Rosario estando embarazada de varios meses, y da a luz a María Soledad en prisión, y la mantiene con ella hasta su traslado a Villa Devoto a fines de 1976. Por otra parte, expresa que Mireya Rojo es detenida en San Nicolás y luego trasladada a la vieja cárcel de Olmos donde es hospitalizada debido a su frágil estado de salud.

– ¿Había mujeres trabajadoras metalúrgicas?

En relación a las mujeres trabajadoras de plantas metalúrgicas, especialmente de Acindar, son pocas y ocupan puestos administrativos, contables, de control de personal y de limpieza. Ellas participan en la protesta pero lo hacen sin una organización propia de mujeres sindicales. María Eva López trabaja en puestos de oficina y relata que hay poco contacto del personal auxiliar con los obreros de la planta, situación que genera una baja implicación de éstas con las demandas de los operarios. López participa de las asambleas en la fábrica junto a otra empleada administrativa, Norma del Agua y destaca que las decisiones son tomadas solamente por los obreros. Esta situación genera un relacionamiento de poder asimétrico entre trabajadores varones y trabajadoras mujeres en tanto a decisiones de la protesta sindical. Nadia Doria es otra trabajadora de Acindar y militante de la Organización Revolucionaria Poder Obrero (ORPO), que además es víctima de humillaciones por parte de la Juventud Peronista de la República Argentina (JPRA), aliada a José López Rega y que opera en Villa Constitución. Esta agrupación derechista arroja en la ciudad panfletos que la insultan y la señalan moralmente y resulta una muestra del clima de violencia existente en Villa Constitución en 1974, que además señala los obstáculos que padecen las mujeres en la participación política y sindical. Posteriormente Doria es secuestrada junto a otros militantes de su organización y fusilada el 24 de enero de 1977.

Quisiera precisar que en el trabajo que realicé pude rescatar a estas mujeres que he mencionado. Sin embargo, por el ocultamiento que se ha realizado de estas mujeres en la historia, podría estar cometiendo injustas omisiones. Continuar otras investigaciones podría llevar a rescatar a todas las participantes.

– ¿Es posible un mundo feminista, anti patriarcal, que genere derechos humanos equiparados con vivir con dignidad? ¿Qué podrías aportar en relación a las luchas que se desencadenan cuando las crisis son globales y sobre todo de una dimensión desconocida?

En toda protesta que tiene por objetivo un cambio del mundo en sentido clasista, se requiere de todas las fuerzas sociales para la contribución. No hay una historia sin mujeres, pero ellas han sido invisibilizadas y ocultadas a tal punto que su rescate resulta dificultoso, pues contamos más que nada con las fuentes orales para sacarlas a luz, y a medida que transcurre el tiempo, se complejiza la labor. Un ejemplo es que tuve la oportunidad de entrevistar a Celia Fainstein, una mujer protagonista de estas protestas y a los dos meses de nuestro encuentro, Celia falleció. Otro caso para el rescate de las mujeres, son los movimientos sociales que acontecieron a partir de la crisis de 2001 y que hasta el día de hoy han sido la organización más sólida que ha tenido el Conurbano de la provincia de Buenos Aires. ¿Quién podría negar la participación de las mujeres en la resistencia neoliberal? Nadie. Sin embargo, la historia patriarcal se ha propuesto su invisibilización. Las nuevas historiadoras hacemos lo posible por sacarlas de la invisibilidad. Creo que un caso semejante será esta pandemia del Coronavirus, que ha dejado de manifiesto que las actividades más esenciales para la vida de la sociedad son ejecutadas por mujeres y con menos paga por las tareas.

 

Julia Contreras es Licenciada en Historia y Profesora; con 26 años de experiencia en docencia, en gestión pública y derechos humanos. Ha publicado investigaciones de carácter histórico y estudios sobre grupos vulnerados y derechos humanos.

1 Pasquali, Laura: “La Experiencia de El Villazo en el Relato de sus Protagonistas Femeninas”. 2004. Seminario de Historia Regional IV ISP Nº 3, Villa Constitución
2 Entrevista realizada a Ernesto Rodríguez. Entrevistadora: Julia Contreras. Villa Constitución 20/10/2018.
3 Archivo Memoria Abierta. Archivo Audiovisual. Entrevistador Paredera, Daniel. Entrevista a Dal Dosso, María Josefa. 8/6/2007.

Destacadas

+

Una medida en favor de lxs trabajadorxs

Una medida en favor de lxs trabajadorxs

La CTA Autónoma provincia de Santa Fe presentó un proyecto para que lxs trabajadorxs públicos y privados no paguen los impuestos inmobiliario, automotor e ingresos brutos. Además, tampoco abonarán el transporte público. Será mientras dure el aislamiento social obligatorio.

Campañas

+

Información para prevenir

Información para prevenir

Toda la información necesaria sobre el COVID-19. - Sala de situación del IDEP SALUD - ATE, con información diaria actualizada sobre Coronavirus, Dengue y Sarampión. Datos estadísticos y medidas oficiales. - Recomendaciones para la limpieza domiciliaria (PDF) del...

Calendario

abril

mayo 2020

junio
LU
MA
MI
JU
VI
SA
DO
27
28
29
30
1
2
3
Eventos mayo

1st

Sin eventos
Eventos mayo

2nd

Sin eventos
Eventos mayo

3rd

Sin eventos
4
5
6
7
8
9
10
Eventos mayo

4th

Sin eventos
Eventos mayo

5th

Sin eventos
Eventos mayo

6th

Sin eventos
Eventos mayo

7th

Sin eventos
Eventos mayo

8th

Sin eventos
Eventos mayo

9th

Sin eventos
Eventos mayo

10th

Sin eventos
11
12
13
14
15
16
17
Eventos mayo

11th

Sin eventos
Eventos mayo

12th

Sin eventos
Eventos mayo

13th

Sin eventos
Eventos mayo

14th

Sin eventos
Eventos mayo

15th

Sin eventos
Eventos mayo

16th

Sin eventos
Eventos mayo

17th

Sin eventos
18
19
20
21
22
23
24
Eventos mayo

18th

Sin eventos
Eventos mayo

19th

Sin eventos
Eventos mayo

20th

Sin eventos
Eventos mayo

21st

Sin eventos
Eventos mayo

22nd

Sin eventos
Eventos mayo

23rd

Sin eventos
Eventos mayo

24th

Sin eventos
25
26
27
28
29
30
31
Eventos mayo

25th

Sin eventos
Eventos mayo

26th

Sin eventos
Eventos mayo

27th

Sin eventos
Eventos mayo

28th

Sin eventos
Eventos mayo

29th

Sin eventos
Eventos mayo

30th

Sin eventos
Eventos mayo

31st

Sin eventos
1
2
3
4
5
6
7

Archivo

Categorías

Más noticias

Los derechos de la niñez no están en cuarentena

Los derechos de la niñez no están en cuarentena

Este 25 de mayo lanzamos una colecta de materiales didácticos y juguetes. Se extenderá durante junio y será en conjunto con la Coordinadora Territorial de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe y la Unidad Popular.

Despidos con tinte machista

Despidos con tinte machista

El pasado miércoles la CTA Autónoma de Villa Constitución notificó el reclamo formal que elevó tanto al Municipio, como al Concejo Deliberante, el Gobierno de Santa Fe y el Ministerio de Trabajo para la urgente restitución de los más de 100 compañeros/a municipales...