1º de Mayo |

Lo opuesto a una fecha patria

Para reflexionar en este 1º de Mayo, compartimos artículos que enfoquen distintos ángulos de este día central en las luchas del pueblo trabajador. En este caso, un análisis del historiador rosarino Antonio “Otto” Oliva que destaca “la raíz plebeya e internacional” de esta fecha.
Abr, 30. 2020
Antonio Oliva para CTAA provincia de Santa Fe

Es bastante conocido que las cuatro primeras décadas anteriores a 1930 el Estado argentino consagró un denodado esfuerzo por instaurar desde el Estado como días festivos los recordatorios de las fiestas patrias de la Nación y las conmemoraciones de sus principales próceres. Si bien las conmemoraciones nacionales del 25 de mayo y el 9 de julio, por ejemplo, se remontan a las primeras décadas del siglo XIX, fue a partir del reordenamiento nacional y el régimen conservador que lo llevó adelante a partir de 1880, cuando las clases dominantes encuadraron a la mayoría de los aparatos del recién creado Estado a la nacionalización de las fiestas y símbolos patrios. Los festejos del Centenario de la Revolución de mayo impulsaron, bajo la presidencia de José Figueroa Alcorta y un Congreso Nacional abarrotado de discursos de un nacionalismo ampliamente racializado, la ley 6.286 en la que se instruía al pueblo argentino a celebrar el nacimiento de la patria movilizándose en las calles.

Las escuelas públicas y laicas, tal vez las entidades estatales más verdaderamente nacionales desde el punto de vista de su despliegue por toda la geografía argentina, hicieron el grueso del esfuerzo en esa nacionalización de los símbolos. La ley 1420 del tipo de enseñanza no religiosa vino adjunta a una batería de recordatorios patrios que la nueva institución debía interiorizar a sus alumnos a lo largo y a lo ancho del país. Pero también las plazas, las estaciones de ferrocarril, las calles, los clubes deportivos, los pueblos de reciente fundación y hasta las bibliotecas públicas (no las populares), se sumaron a los recordatorios llevando una miríada de ellas los nombres de los próceres y las fechas recordatorias.

Entre 1880 y 1920 la propaganda estatal no escatimó esfuerzos ni presupuesto para inculcar, incluso a hierro y sangre, un determinado tipo de efeméride y de símbolos nacionales correspondiente a un país que, pretendiendo ser una nación de un capitalismo moderno, debía movilizar la totalidad de sus trabajadores y trabajadoras a la prosecución del crecimiento y el progreso.

trabajadores La Protesta

Es conocido también que ese denodado esfuerzo de nacionalización de las masas por parte de las clases dominantes exportadoras de productos agroganaderos debía redoblarse, siendo la mitad de población desde 1910 y hasta por lo menos la década del 30’ el producto de una inmensa inmigración aluvional que se integró gradualmente al trabajo urbano y rural en las zonas dinámicas de la economía argentina. Así, si en la ciudad de Rosario, segundo centro exportador después del puerto porteño, en 1869 los extranjeros eran el 25% de la población, en 1914 después del primer censo nacional, la población no nativa ascendía al 42%, y rondará en esos porcentajes hasta bien entrada la década del 30’.

Pero la enloquecida propagación y uniformidad de los festejos nacionales no sólo tuvo que ver con la composición extranjera de una parte importante de su población. La cantidad de extranjeros iba descendiendo a medida que nos alejábamos de ese más dinámico litoral pampeano hacia el resto de las provincias y territorios nacionales, sobre todos las del NOA y el NEA, y, sin embargo, la presencia de instituciones educativas y culturales que recordaban las fiestas patrias, los días festivos de la nacionalidad y los próceres que reclamaban la paternidad de la nación, lejos de menguar en esas provincias, estaban constantemente presentes.

La propagación de la nacionalidad a partir de fiestas patrias tuvo en nuestro país también un efecto de integración frente a las diferencias y a los conflictos de clase. La conformación del modelo agroexportador de productos primarios hacia 1880 y, durante los 50 años en que dicho modelo funcionó conformando una de las clases dominantes nacionales más ricas del planeta, movilizó hacia regímenes de inusitada sobrexplotación a la mayoría de la población desposeída de nuestro territorio. Fue el primer plan sistemático de conformación de un verdadero mercado de trabajo y de explotación de los recursos a escala nacional, desde las áridas y ventosas mesetas de la patagonia hasta los soleados valles de la quebrada de Humahuaca. Conformó, en consecuencia, la fisonomía social de la clase obrera encajada en sus diferentes actividades regionales integradas como un abanico de las periferias al centro porteño por la rápida llegada de las inversiones en ferrocarriles y puertos.

"Tribuna-proletaria", Abraham Vigo, 1937

«Tribuna-proletaria», Abraham Vigo, 1937

La ausencia de una legislación e instituciones que protegieran a esa primera generación de proletarios modernos en la Argentina agroexportadora, la voracidad de una burguesía agraria basada en el sacrosanto postulado liberal de la propiedad y la gigantesca oportunidad de enriquecimiento que dichas propiedades podían prodigarle, aumentaron la duración de las jornadas de trabajo, desmejoraron las condiciones en que tanto extranjeros como criollos laboraban, menguaron y diferenciaron escalas salariales de subsistencia y atenazaron a los hombres, mujeres niños y niñas al aumento permanente del costo de vida. En suma, nació el conflicto moderno de clases en nuestro país, cuando los trabajadores encontraron, a través de la huelga, las formas más idóneas de protestar contra la explotación. La “cuestión social”, nombre eufemístico que encontraron los medios de prensa vinculados a las clases poseedoras allá por los años 90’ del siglo XIX, para nombrar la novedad de la presencia obrera en las calles, aceleró la necesidad del reforzamiento de la idea de una sola nación, que mediante sus símbolos y fechas comunes borrara la heterogeneidad social, la diferencia de clase y los conflictos abiertos que esta generaba.

Cuando el 28 de febrero de 1930 Hipólito Yrigoyen, mediante uno de sus últimos decretos presidenciales antes del golpe militar de setiembre, declaraba: “Siendo universalmente tradicional consagrar el 1° de Mayo como descanso al trabajo, el Poder Ejecutivo de la Nación decreta: Declarase día de fiesta en todo el territorio de la República el 1° de Mayo”, no hacía más que incorporar al reconocimiento del estado una fecha, que a diferencia de las efemérides patrias nacionales no había sido el producto de la necesidad de integrar a la población a una comunidad imaginada, sino hacerse eco de la presencia a escala internacional de la causa de lucha de los obreros y sus distintos movimientos. Sus festejos por parte de las organizaciones proletarias en nuestro país se remontaban a 1890, es decir un año después que el movimiento socialista de la II Internacional naciente la había adoptado como jornada de lucha y recordación para todos los obreros que quisieran reconocerse en ella.

En efecto, el 1º de mayo era una fecha impuesta desde abajo y a escala internacional, es decir casi lo opuesto de una fecha patria. Su carácter, como todo proceso histórico fue variando a lo largo de los años en la Argentina y en todo el mundo, pero su raíz plebeya e internacional está ahí para recordarnos año tras año que somos los laburantes, hombres, mujeres, niños y niñas, los que pese a la explotación y el saqueo del capital de cualquier laya, creamos la riqueza social y simbólica en este mundo.

Grabado del artista argentino Abraham Vigo

Fuente

Enlace Externo

Destacadas

+

Una medida en favor de lxs trabajadorxs

Una medida en favor de lxs trabajadorxs

La CTA Autónoma provincia de Santa Fe presentó un proyecto para que lxs trabajadorxs públicos y privados no paguen los impuestos inmobiliario, automotor e ingresos brutos. Además, tampoco abonarán el transporte público. Será mientras dure el aislamiento social obligatorio.

Campañas

+

Información para prevenir

Información para prevenir

Toda la información necesaria sobre el COVID-19. - Sala de situación del IDEP SALUD - ATE, con información diaria actualizada sobre Coronavirus, Dengue y Sarampión. Datos estadísticos y medidas oficiales. - Recomendaciones para la limpieza domiciliaria (PDF) del...

Calendario

abril

mayo 2020

junio
LU
MA
MI
JU
VI
SA
DO
27
28
29
30
1
2
3
Eventos mayo

1st

Sin eventos
Eventos mayo

2nd

Sin eventos
Eventos mayo

3rd

Sin eventos
4
5
6
7
8
9
10
Eventos mayo

4th

Sin eventos
Eventos mayo

5th

Sin eventos
Eventos mayo

6th

Sin eventos
Eventos mayo

7th

Sin eventos
Eventos mayo

8th

Sin eventos
Eventos mayo

9th

Sin eventos
Eventos mayo

10th

Sin eventos
11
12
13
14
15
16
17
Eventos mayo

11th

Sin eventos
Eventos mayo

12th

Sin eventos
Eventos mayo

13th

Sin eventos
Eventos mayo

14th

Sin eventos
Eventos mayo

15th

Sin eventos
Eventos mayo

16th

Sin eventos
Eventos mayo

17th

Sin eventos
18
19
20
21
22
23
24
Eventos mayo

18th

Sin eventos
Eventos mayo

19th

Sin eventos
Eventos mayo

20th

Sin eventos
Eventos mayo

21st

Sin eventos
Eventos mayo

22nd

Sin eventos
Eventos mayo

23rd

Sin eventos
Eventos mayo

24th

Sin eventos
25
26
27
28
29
30
31
Eventos mayo

25th

Sin eventos
Eventos mayo

26th

Sin eventos
Eventos mayo

27th

Sin eventos
Eventos mayo

28th

Sin eventos
Eventos mayo

29th

Sin eventos
Eventos mayo

30th

Sin eventos
Eventos mayo

31st

Sin eventos
1
2
3
4
5
6
7

Archivo

Categorías

Más noticias

Los derechos de la niñez no están en cuarentena

Los derechos de la niñez no están en cuarentena

Este 25 de mayo lanzamos una colecta de materiales didácticos y juguetes. Se extenderá durante junio y será en conjunto con la Coordinadora Territorial de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe y la Unidad Popular.

Despidos con tinte machista

Despidos con tinte machista

El pasado miércoles la CTA Autónoma de Villa Constitución notificó el reclamo formal que elevó tanto al Municipio, como al Concejo Deliberante, el Gobierno de Santa Fe y el Ministerio de Trabajo para la urgente restitución de los más de 100 compañeros/a municipales...