25N: Voces contra las violencias

Integrantes de la CTA Autónoma provincial y de varias localidades de Santa Fe, unieron sus voces para hablar sobre la violencia hacia las mujeres. Además, invitaron a sumarse a las marchas y actividades que se hagan en cada territorio en el marco de esta fecha de conmemoración y lucha.

El 25 de noviembre es el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres. Y nuestro país no es la excepción en cuanto a marchas y luchas reivindicativas que permitan vidas libres a mujeres cis y trans, travestis, lesbianas, bisexuales, identidades no binarias, originarias, indígenas y negras. De hecho, la de esta jornada es una de las movilizaciones más importantes de la agenda feminista en Argentina, a la que la CTA Autónoma de cada rincón del país adhiere e invita.

En el caso de Rosario, la marcha prevista para hoy, 25 de noviembre, debió suspenderse debido a la fuerte tormenta que azotó a la ciudad y la zona, y las organizaciones de mujeres definieron posponerla para el próximo lunes 2 de diciembre, también a las 17.00 y, como estaba prevista, partiendo de la plaza San Martín, para culminar en el Monumento a la Bandera con la lectura de una proclama.

Además de participar de esa movilización, la CTA Autónoma provincial invita a la proyección del documental “Des-Orden Patriarcal”, del Grupo Nuestra América Profunda. La misma se realizará el sábado 30 de noviembre en dos oportunidades: por la mañana, a las 10.30, en el local de la CTAA, Paroissien 4274; y por la tarde, a las 18.00, en el Centro Comunitario Mocovi Manantial, Aborígenes Argentinos y Qompi, Barrio Toba.

En el marco de esta fecha tan importante, las mujeres de la CTA Autónoma también unieron sus voces para reflexionar, opinar desde sus realidades diversas y plantear las principales exigencias y reivindicaciones que hoy se vuelven necesarias para tener vidas dignas, libres y plenas.

 

Viviana Figueroa, enfermera, afialiada a ATE, Secretaria de Salud Laboral de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe

El 25 conmemoramos lo que vivieron las hermanas Mirabal en la época de la dictadura de Trujillo en República Dominicana, una fecha internacional. Habrá muchas marchas muy grandes en todo el mundo.

Como movimiento de mujeres, como parte de la CTA Autónoma, vamos a marchar por todas las reivindicaciones que se vienen planteando en los últimos tiempos. Hay una violencia machista desde la derecha que es terrible, algo que está pasando a nivel latinoamericano en Chile, en Bolivia, en Nicaragua, Ecuador. En Argentina no sólo sufrimos violencia las mujeres sino también las trans, las lesbianas, las disidentes. En Rosario hicimos una proclama para este 25N, donde se denuncian todos los tipos de violencia. Todos los días tenemos femicidios y también transfemicidios, a las compañeras trans las matan día a día. También entra el derecho a parir con respeto, el derecho al aborto, que es una reivindicación que venimos haciendo y seguiremos exigiendo a los gobiernos que entran.

Nosotras no solamente vivimos violencia institucional, precarización laboral, sino también violencia al interior del propio movimiento de mujeres, porque están las hijas del patriarcado en algunas instituciones donde hay violencia entre mujeres. Y eso también hay que visibilizarlo.

Tenemos que seguir luchando todas juntas, porque el movimiento de mujeres es muy grande, somos cada vez más e invito a participar a todas las compañeras.

 

Laura Salvadeo, trabajadora del Hospital del Niños Zona Norte, afiliada a ATE, Secretaria de Juventud de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe

El 25N hay que estar, es un lugar nuestro, es importantísimo reivindicarlo año tras año. Se trata de desandar la naturalización de la violencia hacia las mujeres, hay que modificarlo y transformar a la sociedad en su conjunto. Es importantísimo que nosotras como mujeres tomemos ese espacio en la calle para visibilizar esta cuestión. Hay un largo camino recorrido y muchas cosas logradas. Es muy importante la participación de la juventud, que ha venido tomando mucho las calles en este aspecto, en relación con el feminismo en general.

En cuanto a las reivindicaciones, los salarios de las mujeres siguen teniendo diferencias respecto a los hombres, porque los lugares de poder siguen siendo bastante patriarcales, propiedad de los hombres. Otra problemática tiene que ver con la maternidad, a pesar de que hay una licencia, que hay derechos adquiridos, todavía hay algunos que hay que resolver.

Estamos en un momento crucial en que las condiciones de vida, la calidad y el costo de la vida, para las mujeres sigue siendo una dificultad muy grande. Hay que pensar en las guarderías, en los lactarios y todo lo que vaya surgiendo en la medida en que estos procesos de vida se van volviendo más difíciles.

 

Mónica Escalante, asistente escolar, afiliada a ATE, Secretaria de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe

Es un momento difícil para ser mujer, porque generalmente cumplimos 4 o 5 roles a la vez: sos una trabajadora, cumplís una función social, tenés situaciones de cuidados familiares, estudiás, militás en algún espacio gremial o social, etc. Y hay una violencia muy grande, que ahora esta exacerbada, hacia el cuerpo de la mujer. Es muy difícil ser mujer, peor es ser pobre, peor es ser negra, indígena. Todas las situaciones que provocan un estado continuo de violencia, incluso psicológica, hacia la mujer.

Esta lucha por la Eliminación de la violencia no es “en contra de”, sino a favor, no sólo de la mujer, sino de toda la sociedad. Porque la mujer es el centro de la sociedad, es el sostén. El capitalismo nos necesita para trabajar, para las tareas de cuidado, para mantener el consumo. Y todo eso también genera que se nos convierta en objeto, lo que hace que cualquiera quiera hacer cualquier cosa contra una mujer. Entonces es muy importante estar en las calles y manifestarnos, no contra alguien sino a favor de todas y todos.

En cuanto a nuestras reivindicaciones, a igual trabajo una mujer tiene menor salario, no tiene garantizadas las condiciones laborales como para poder resolver sus cargas de familia. Desde la CTA Autónoma venimos trabajando el tema de los bienes comunes, y el cuerpo de la mujer es un lugar que debería preservarse como algo sagrado, porque es la transmisora de la vida, no en un marco religioso, sino más bien con la idea de la Pachamama, de la semilla.

También necesitamos el tema del aborto como una cuestión de salud pública que va a servir a toda la sociedad. No dimensionar el daño que produce un aborto clandestino es una cuestión que le juega en contra a toda la sociedad porque la que va a morir o sufrir daños por un aborto clandestino es alguien pobre. Es castigar y estigmatizar por mujer, por pobre. Es un ensañamiento.

 

Marisol Báez, Presidenta de la Cooperativa Cacique Mercedes Dominga, integrante de la Coordinadora Territorial de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe

Para los pueblos originarios, en los barrios, lo que se vive es que la mujer está limitada y eso es violencia mental. Cuando hace su vida, los hombres le tienen un poco como de terror. Yo vengo de mujeres de lucha, mi mamá, mi abuela, que fueron caciques, tengo la enseñanza de salir a luchar siempre, de nunca depender de un hombre.

En el barrio hay mucha violencia no sólo de hombres a mujeres, sino también entre mujeres.

Manifestarse contra la violencia es una verdadera lucha de todas las mujeres y de todos los días. Buscar un trabajo, siendo de pueblos originarios, es difícil hay mucha discriminación, por mujer, por originaria, cuando te preguntan donde vivís o te ven los rasgos.

Las principales problemáticas hoy son las de siempre: hay que dejar de discriminar a las mujeres. Hay muchas chicas que no tienen sostén en el barrio, no tenemos lugar a dónde acudir, necesitamos un espacio del Estado donde las mujeres se puedan refugiar para poder escapar de la violencia que sufren.

Laura Rodríquez Costello, trabajadora de la municipalidad de Rosario, afialiada a ATE, Secretaria de Cultura de la CTA Autónoma provincia de Santa Fe

La fecha tiene que ver con la lucha de las hermanas Mirabal contra la dictadura, lo que no es un tema menor en el contexto actual que estamos viviendo, donde se está llevando adelante un golpe de Estado en Bolivia, donde las mujeres son víctimas de abusos sexuales por parte de los carabineros en Chile. En el marco de las dictaduras y la militariazación, las mujeres sufren este tipo de ataques en las calles y la violencia del Estado, por lo que es fundamental hoy tener en cuenta lo que se conmemora en esta fecha.

Es un día de lucha, de todas nuestras luchas, en que nos movilizamos pero también lo aprovechamos para generar instancias de debate y reflexión en nuestros lugares de trabajo, en nuestras organizaciones, en los barrios, sobre qué significa la violencia hacia las mujeres y cuáles son las prácticas que vamos generando para transformar esta sociedad y luchar contra las diferentes formas en que se expresa el patriarcado.

La lucha contra la violencia, los femicidios, la violencia física, sexual y simbólica hacia las mujeres en los contextos intrafamiliares y en la sociedad en general, y también la violencia institucional hacia las mujeres son temas principales. Como mujeres trabajadoras, también son centrales las luchas que nos vamos dando en nuestros lugares de trabajo, pensando en nuestra militancia gremial. Quienes ocupamos espacios de responsabilidad en nuestras organizaciones lo tenemos que entender como un puesto de lucha y desde ahí tenemos que generar prácticas que nos permitan reflexionar sobre cómo cambiar y transformar la sociedad en que vivimos. Allí aparecen las reivindicaciones sectoriales y como mujeres trabajadores tenemos varios planteos: el reconocimiento de la violencia de género y la lucha por lograr la licencia por violencia de género y que eso se pueda efectivizar en cada lugar de trabajo; para las que son madres, la ampliación de licencias por nacimiento, para cuidadoras y cuidadores en general, ya que en la municipalidad, como es mi caso, la licencia es de 90 días muy poquito, por lo que venimos desde hace muchos años reclamando su ampliación; desde el sector municipal también exigimos que se cumpla con una ordenanza municipal de 2010 que ordena establecer lactarios en los lugares de trabajo, en algunos lugares, muy poquitos, se abrieron, pero falta mucho; también los jardines y guarderías en los lugares de trabajo y en los barrios, porque sin política estatal sobre cuidados, éstos recaen mayormente sobre las mujeres, y como sociedad tenemos que tomar conciencia de que las tareas del hogar y de cuidados tienen que ser distribuidas en la familia y la comunidad.

* Comunicación CTAA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *