Crisis pandémica |

La mitad de la población argentina, en la pobreza

Según datos del INDEC del segundo trimestre del año, en el peor momento de la pandemia el nivel de pobreza trepó al 47,2% y la indigencia al 12,4%. Es imprescindible una renta básica universal para la emergencia que se extienda en la postpandemia.
Oct, 02. 2020
Comunicación CTAA provincia de Santa Fe

Los números de la pobreza y la indigencia en Argentina, como era de esperarse, llegaron a niveles del 2003 o de la hiperinflación. Según analiza el informe sobre los datos del segundo trimestre de 2020 elaborado por Claudio Lozano, Agustina Haimovich y Ana Rameri, del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), el nivel de pobreza trepó al 47,2% y la indigencia al 12,4%.

Frente a ese panorama, el documento expresa que “resulta imprescindible pararse sobre la novedad que resultó ser el IFE para robustecer su alcance y mejorar la calidad de la contención social brindada por el estado”. En ese sentido, propone “establecer una renta básica universal para la emergencia, y también extenderla durante la postpandemia”. La misma estaría “compuesta por un salario universal y la asignación por hijo que permita conformar un umbral de dignidad social, un piso salarial efectivo para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras y darle impulso al mercado interno para que ponga en marcha la capacidad ociosa y reactivar la economía”.

En el informe titulado “La mitad de la población es pobre. Los datos al 2do trimestre 2020, el peor momento de la pandemia y la necesidad imperiosa de universalizar ingresos”, Lozano advierte que “en solo un trimestre hay 5 millones de pobres más y dos millones de indigentes más. El período que aquí se analiza contiene, por lo tanto, los meses más críticos que fueron abril y mayo, cuando la caída de la actividad tuvo una variación del orden del -26%”.

Respuesta estatal

Lozano y su equipo analizan que “si bien la intervención del gobierno fue activa, ésta fue insuficiente”. Entre las limitaciones más importantes, señalan “el carácter bimestral que ha adquirido el IFE, que se disponía en principio a ser una transferencia mensual de $10.000 pero que en la práctica transfirió a lo sumo $5.000. Valor que, por otra parte, apenas cubre una porción muy mínima de una canasta básica”.

En esa misma línea, apuntan que “es preocupante que en el proyecto de ley del Presupuesto para la Administración Pública Nacional del año 2021 se asuma la detracción de los refuerzos brindados por el Covid-19”.

Por ello, “resulta imprescindible pararse sobre la novedad que resultó ser el IFE para robustecer su alcance y mejorar la calidad de la contención social brindada por el estado. Hoy con mayor énfasis, proponemos establecer una renta básica universal para la emergencia, y también extenderla durante la postpandemia, compuesta por un salario universal y la asignación por hijo que permita conformar un umbral de dignidad social, un piso salarial efectivo para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras y darle impulso al mercado interno para que ponga en marcha la capacidad ociosa y reactivar la economía”.

Ver informe completo

Fuente

IPyPP
Enlace Externo
Tags
Archivos
http://ctasantafe.org/wp-content/uploads/2020/10/Pobreza-_2do-trim-2020-IPyPP.pdf

Destacadas

+

Campañas

+

Calendario

Archivo

Categorías

Más noticias

#12deOctubre: diversidad y resistencia

#12deOctubre: diversidad y resistencia

La CTA Autónoma provincia de Santa Fe ratifica -en el Día del Respeto a la Diversidad Cultural la- su compromiso para con los Pueblos Originarios en la lucha por la defensa de sus derechos, así como también por el absoluto reconocimiento de sus autoridades. Del mismo...