Nuestra historia |

Acto y homenaje por Napalpí: estamos vivos y somos resistentes

Ayer se realizó un pequeño pero muy emotivo acto y homenaje, con plantación de tres mapic en la puerta del Centro Comunitario Moqoit Manantial, al cumplirse 97 años de la Masacre de Napalpí.
Jul, 20. 2021
Comunicación CTAA provincia de Santa Fe

Que nuestros hijos jamas ignoren
que en este suelo hubo dolores,
cielo azul y una matanza
solo las voces están.
Napalpí, tierra de dolores
Napalpí, tierra milenaria, ancestral

A capella, Pedro Jesús, integrante del grupo ‘Voces Tobas’ cantó esas estrofas para dar cierre al homenaje previo a la plantación de tres mapic en la puerta del Centro Comunitario Moqoit Manantial. Fue en un pequeño pero muy emotivo acto que se hizo ayer, al cumplirse 97 años de la Masacre de Napalpí.

El local de Aborígenes Argentinos y Qompi, organización nucleada en la FeNaT, recibió con torta fritas a un puñado de referentes de algunas de las comunidades de Rosario y de la CTA Autónoma provincial y a la Directora de Pueblos Originarios de la provincia, Rosana Esquivel.

Además del recordatorio de una de las mayores matanzas de indígenas del siglo XX en nuestro país, en la actividad también se recordó a Juan Chico, historiador y escritor qom que hizo mucho por la difusión y la divulgación de los hechos de Napalpí. Junto a su nombre, se recordaron también los de aquellos y aquellas que sobrevivieron y dieron testimonio de la masacre de 1924, como Rosa Grillo, Melitona Enrique, Mercedes Dominga y Pedro Valquinta.

De hecho, uno de los presentes y anfitrión del acto fue José Chará, nieto de la abuela Rosa Grillo, y recientemente electo por sus hermanos y hermanas de las comunidades como Coordinador del Consejo de Pueblos Originarios de Rosario, que reúne a 32 comunidades de 5 pueblos. También estuvo Rosana Esquivel, de la Dirección Provincial de Pueblos Originarios, quien dirigió unas palabras para recordar a Juan Chico.

Por su parte, Luis Báez, referente del Centro Manantial, que se nuclea en la FeNaT-CTAA, destacó la “tristeza grande, no sólo para un pueblo, sino también para los moqoit, pilagá, wichí”, que significó la reciente pérdida del historiador qom. Lo recordó como alguien que estaba “luchando siempre por la historia y buscando siempre recursos para que verdaderamente se conozca la masacre de Napalpí”.

“Esto nos trae un profundo sentimiento, vamos a defender nuestra cultura y lo nuestro. Mucha tristeza pero también mucha vivencia para trasmitir, sobre todo a los más pibes, transmitirles qué es lo que fue la masacre de Napalpí y la verdadera historia, que es lo que hacía el hermano qom, Juan Chico”, destacó.

Por la CTA Autónoma provincial tomó la palabra Laura Rodríguez Costello, Secretaria de Cultura, quien relató brevemente el ‘Proyecto Memoria Napalpí’, que está llevando adelante la Central. El mismo consiste en la realización de 1000 plantines de mapic (algarrobo) para que se planten en diversos lugares de la provincia que vayan solicitándolo. “Que en cada lugar haya un espacio de reunión y que tenga un nombre relacionado a Napalpí o a aquellas personas que queramos rendir homenaje. Esa es la propuesta”, resumió.

También habló Gustavo Martínez, Secretario General de la CTAA provincial quien agregó que la movida de los plantines “viene acompañada de un libro, el de Juan Chico, quien suspendió la edición porque consiguió a quien lo traduzca para que pueda publicarse en castellano y en qom. Es un libro realmente bilingüe, hay una mujer y un varón, un moqoit y una qom, en las dos tapas, muy fuerte”.

Además, agregó que esta es una invitación: “hay 32 comunidades en Rosario. Mil plantines me sonaba medio mucho, pero ya deben estar listos. Así que queremos hacer una reunión donde estén los mil plantines rodeando la reunión, donde cada comunidad diga que van a repetir esto que van a hacer hoy los compañeros. Porque esto tiene que ver con ser testigos, los algarrobos fueron testigos escuchando las voces de las ancianas que cantaban en medio de la balacera. Es una invitación a recrearlo y a sumar cada uno como crea”.

Una historia de las comunidades

Entre los referentes presentes, compartió unas palabras Tiburcio Gómez, quien relató que “esta reunión es muy simbólica y conmovedora. Soy nacido en La Matanza, en Napalpí, y mis familiares me han contado sobre esta situación y me trae muchas cosas”. Por ello pidió un minuto de silencio “en memoria de todos los que fallecieron en esa masacre y por quienes hoy no están por esta masacre del COVID y por Juan Chico”.

También hablaron los docentes bilingues Ángel Fernández y Alfredo Ángel. “El árbol para la comunidad es sagrado. Ellos eran testigos: los árboles también hablan, han consumido la sangre de un pueblo y muchos se han refugiado dentro de árboles como el mapic. Nuestra cosmovisión es muy importante para entender la historia”, destacó el primero.

Como parte del pueblo mapuche participó Néstor Purrán, quien subrayó la importancia de rescatar los relatos de las comunidades. “Nuestras madres han sabido contarnos la historia de nuestros pueblos, en lo cotidiano, alrededor de un fuego. Estamos como acuñando un nuevo concepto, entre lo oral, que viajó de generación en generación, y lo escrito. La ‘orilatura’ es lo que nuestros ancestros han escrito en la memoria de nuestro corazón para hacer posible la vida de nuestros pueblos, que siempre ha sido integral y de forma comunitaria”, aseguró.

Para el cierre, Báez, Esquivel y Purrán, como referentes de los tres pueblos presentes, llevaron a tierra cada uno de los tres mapic que se plantaron en la vereda del Centro Comunitario. Allí quedarán para dar cuenta de esta historia, de los saberes, de los dolores y las alegrías de los pueblos, delineando el futuro con las marcas de la memoria.

 


Fuente

Enlace Externo

Destacadas

+

Campañas

+

Calendario

Archivo

Categorías

Más noticias