A un mes del cierre de Chateaubriand: el patrón quiere pelea

Por Indymedia Rosario | Este 30 de enero se cumplió un mes del cierre de la fábrica de quesos de la localidad de Carmen y del acampe pacífico de los 17 empleados y sus familias. Hoy, 31 de enero, el dueño de Chateaubriand, Aldo Muscolini debería poner en marcha la reapertura. Como mala señal, violando lo acordado en el Ministerio de Trabajo, apareció en el establecimiento la mañana de ayer, intentando llevarse la mercadería a resguardo y generar, con agresiones y malos tratos, la reacción de los trabajadores.

A un mes del cierre ...
El penúltimo día del 2016, el prolífico empresario venadense Aldo Muscolini informó por una carta a cada uno de sus empleados que cerraría la planta de quesos por un mes. Luego de una larga maniobra de desguace, que incluyó una millonaria deuda por aportes y obra social con AFIP y el sindicato ATILRA (Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la Republica Argentina), esperó a año nuevo para dar la noticia.

Alertados por maniobras previas, los 17 trabajadores iniciaron ese mismo día un acampe en el predio fabril de Carmen, donde hasta hoy sostienen su permanencia a resguardo de la mercadería que queda.

En la audiencia realizada el pasado 17 de enero en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe, se acordó que Muscolini retiraría el 70% de los productos que quedaron en planta tras abonar los salarios de diciembre y el aguinaldo, cosa que se concretó el mismo 20 de enero. El porcentaje restante, alertaron las autoridades del Ministerio, podría extraerlo tras abonar el mes de enero y en tanto extienda la situación deberá seguir garantizando el pago. Pero, no obstante, ayer a la mañana el empresario fue a la planta con su escribana a concretar la sustracción.

Apareció Muscolini para llevarse la mercadería y provocar a los trabajadores. Vino con la escribana y un hijo para llevarse el camión y la mercadería”, contó Sebastián Salas, uno de los trabajadores. Ante las insistentes provocaciones del empresario, que según los relatos de los obreros pretendía generar una reacción violenta, los obreros llamaron a la policía. Los oficiales intercedieron para que el patrón presentara la orden judicial que avalara su accionar, o se retirara y cumpla con lo establecido en la cartera laboral. “Ninguno de nosotros reaccionó ante las provocaciones del patrón”, destacó Salas.

Este martes 31 de enero es el día que el propio empresario puso como tope para la reapertura de la fábrica de quesos. “Veremos si trae alguna respuesta, porque hoy vino prepoteando, intentando abordar a la gente o que uno reaccionara para que se le allane el camino”, contó Salas.

Mientras, con altas temperaturas, en pleno verano, las familias siguen “acampando pacíficamente y resguardando la fuente de trabajo”.  En este camino, además de la solidaridad del pueblo, el apoyo de ATILRA y otras organizaciones gremiales de la zona, el trabajador señaló el fuerte compromiso mostrado por el ‘ala política’, especialmente en las figuras de los intendentes de Carmen y Murphy (pueblo aledaño, de donde provienen parte de los trabajadores), que hasta participaron de la audiencia en el Ministerio.

Vaciamiento y deudas

Chateaubriand es una fábrica que desde 1997 fabricó leche fluida y en 2001 se volcó a la producción de quesos. Ubicada en la localidad de Carmen, emplea 17 trabajadores que, para una población de 1800 personas (según censo 2010) es una fuente de empleo y actividad indirecta importante.

La patronal encabezada por un señor feudal como Aldo Muscolini que es de Venado Tuerto, quiere ir vaciando la empresa de apoco. Acá había 30 mil litros de leche diarios con tambos fijos. Ha ido dejando ir los tamberos, entregando guita a plazos. Llegamos al punto de quedar con 6 mil litros de leche propia de la fábrica y lo que hacía era comprar a cualquier pool lechero uno o dos camiones a la semana. Leche que venía en negro, sin pagar ningún impuesto”, denunciaron los obreros tras el aviso de cierre.

A la par, la empresa mantiene una deuda que asciende a los dos millones de pesos ($2.000.000) por falta de pago de leyes sociales con AFIP y alrededor de cinco millones de pesos ($5.000.000) con la obra social del sindicato ATILRA (Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina). Se suma, según denunciaron los empleados, la falta de los aportes jubilatorios correspondientes desde septiembre del 2014. Por esto, debieron solventarse obras sociales particulares mientras se les seguían haciendo los descuentos de los salarios que durante 8 meses nunca llegaron a la obra social sindical. “Y los sueldos llegaron a pagarlos en cuatro o cinco veces”, comentaron.

Aldo Muscolini tiene capital prolífico vinculado, entre otros rubros, a empresas de distribución de Paladini, Pepsico y hasta una sociedad con empresas de aviones fumigadores (“mosquitos”), en la que recientemente habría adquirido maquinaria por un millón y medio de pesos. Esto al margen de unas 30 propiedades que se le adjudicarían en Venado Tuerto y campos en alquiler.


Notas vinculadas:

Visita solidaria a la toma de la fábrica Chateaubriand, por Comunicación CTAA

Carmen: obreros lecheros pasan año nuevo en toma de fábrica | por Indymedia Rosario

Chateaubriand: “el Ministerio dio por tierra los argumentos de Muscolini” | por Indymedia Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *