¡ALCA, al carajo!

Por Comunicación CTAA*| Se cumplen 14 años del NO al Área de Libre Comercio de las Américas, una postura determinante para las políticas económicas regionales en rechazo a los intereses imperialistas.

El 4 y 5 de noviembre de 2005, durante la Cumbre de las Américas realizada en Mar del Plata, los gobiernos de Argentina, Brasil, Venezuela, Paraguay y Uruguay le pondrían punto final a la iniciativa estadounidense de imponer un sistema de libre de comercio sobre toda la región. Un hito político inmortalizado por la expresión de Hugo Chávez “¡ALCA, al carajo!”

Previo a aquella instancia se gestó un amplio movimiento político social bajo la consigna “No al ALCA” impulsado por gobiernos, partidos, sindicatos y organizaciones sociales de todo el continente americano, en rechazo al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), establecida por los gobiernos americanos en 1994 siguiendo un proyecto de Estados Unidos, que debía entrar en vigor en enero de 2005.

“El ALCA lo que busca es consolidar el poder económico de las grandes transnacionales y de las élites que han dominado estos países durante mucho tiempo», explicó por entonces el presidente venezolano, quien ocupó un rol clave en dicha cruzada junto a sus pares Néstor Kirchner y Lula da Silva.

El «No al ALCA» representaba el rechazo al libre comercio como paradigma regulador de las relaciones internacionales, por promover este la desigualdad y la pobreza. La contra-propuesta del movimiento era la de un orden internacional basado en criterios que permitieran achicar las asimetrías, como el comercio justo (fair trade), la integración económica regional y subregional, y la complementación productiva.

El 5 de noviembre de 2005, en el marco de la segunda jornada de la IV Cumbre de las Américas y la Cumbre de los Pueblos realizada en paralelo en el Estadio Mundialista, Latinoamérica le dijo no al imperialismo y dio por enterrado el plan que Washington gestó durante una década para someter a todo el continente.

*Comunicación CTA Autónoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *