Concentración por la reincorporación de despedidos en Cargill

Por Comunicación CTAA* | El Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario (SOEAR), convoca este jueves 22 de febrero a las 10.00 horas en la esquina del Ministerio de Trabajo de la Provincia para acompañar la audiencia por los despidos en la multinacional. La CTA Autónoma llama a participar en solidaridad con los compañeros.

En el marco de los 45 despedidos efectuados por la empresa que más factura en el segmento agroexportador, el conflicto crece y se tensa. Por eso, ante una nueva audiencia en la cartera laboral de Santa Fe se convoca a una concentración solidaria. Cargill pretende traspasar al ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación, donde en audiencias paralelas sostiene su infranqueable definición de dejar fuera de sus plantas de Villa Gobernador Gálvez, Alvear y Bahía Blanca a un grupo de trabajadores.

Desde el SOEAR denunciaron no sólo que la firma despidió a quienes no se acogieron a los retiros voluntarios previamente planteados, sino que muchos de los afectados habían sido cambiados de puesto laboral por enfermedades vinculados a los mecanismos de producción.  Además, luego de desconocer la conciliación obligatoria de la provincia y acatar la de la nación, Cargill militarizó la planta con personal de Prefectura Naval.

Con la perspectiva de que esta avanzada es un ataque directo al sindicato, la combativa Federación Aceitera y un mensaje de cara a la paritaria 2018, los aceiteros ratificaron su voluntad de defender los puestos y las condiciones de trabajo, como así también el salario mínimo, vital y móvil establecido por la Constitución Nacional  y la Ley de Contrato de Trabajo.

La CTA Autónoma Provincia de Santa Fe y Regional Rosario, expresaron desde el inicio del conflicto su solidaridad “con estos compañeros que nos marcan el camino y son un ejemplo no sólo a nivel nacional sino internacional, por los valores y la lucha que han dado con la histórica huelga de 25 días en 2015”.

Además consideraron que la avanzada de las patronales en coordinación con las autoridades nacionales “forma parte de la metodología de feroz disciplinamiento hacia los trabajadores y sus organizaciones gremiales. El gobierno nacional y los gobierno provinciales cómplices pretenden extender el ajuste de cara a parita 2018, y el ataque a los aceiteros es sin dudas la punta de lanza para terminar de anular el derecho al salario mínimo vital y móvil y la lucha contra la tercerización. Por supuesto, esta solidaridad es extensiva a todos los sectores en conflicto, en el ámbito estatal y privado”.

*Comunicación CTAA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *