Cuando la realidad pega una cachetada: sin respuestas a las deudas en Salud

Por Sofía Alberti* | Esta mañana, afiliados y afiliadas a Siprus y ATE se manifestaron por las deudas acumuladas en perjuicio de los reemplazantes de distintos efectores, con gran cantidad de afectados particularmente en la Atención Primaria de Salud (APS). Se trata de 150 trabajadores a quienes se les adeudan hasta 100 mil pesos por falta de pago. Desde el gobierno provincial no dan respuestas, por lo que el sector va a una desafectación y protesta el viernes y a un paro general de la salud a nivel local la semana que viene.

Insostenible. Así catalogan con angustia y enojo la situación de empleados de la salud pública a quienes no se les paga el sueldo, pero continúan a diario sosteniendo sus tareas. Se trata de unos 150 trabajadores y trabajadoras de APS, hospitales y SAMCO en la zona de Rosario y se estima que entre los casos no relevados por los sindicatos a nivel local y el resto de la provincia, el número podría ascender a 500 personas.

Ante esta situación dos de los sindicatos con representatividad en el sector, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE Rosario) y el Sindicato de Profesionales Universitarios de la Salud (SIPRUS), realizaron hoy un paro en los efectores con esta problemática y una desafectación hasta las 13.00 horas para participar de la protesta que se dio dentro del Nodo Salud Rosario.

Allí una de las coordinadoras del área, Analía Zabalza, fue la encargada de dar la cara para decir que no hay respuestas para los encargados de sostener la salud pública. “Ya hemos vivido esta situación anteriormente. Algunos compañeros no cobran hace ocho meses, hay reemplazantes a los que no se les pagan los salarios. Desde ATE y Siprus denunciamos que esta situación no da para más. Quieren resolver las cuestiones con adelantos pero la funcionaria que nos atendió dice que no hay presupuesto para pagarles a todos”, aseguró Lorena Almirón, Secretaria Adjunta de ATE Rosario.

Almirón (izq) junto a Leyes, Secretaria de Organización de ATE Rosario

“Es gente que va y trabaja todos los días y los pone en situación de discriminación con los trabajadores de planta. Eso repercute directamente la atención en los centros de salud a la población”, lamentó la dirigenta.

Para colmo, la falta de denuncia de los propios trabajadores sobre situaciones injustas, por temor y naturalización, dificulta establecer con claridad la magnitud de la problemática. “La experiencia nos dice que el año pasado reclamamos por 100 y cuando aparecieron los pagos fue para el triple de personas que estaban en esa situación”, alertó María Fernanda Boriotti, Presidenta del SIPRUS.

Boriotti

Consultada sobre los argumentos del Ministerio de Salud, a quien se apunta por la dramática situación, afirmó que “no explica que no los puede pagar, mira para un costado como si no existieran y se autoaplaude por reducir el tiempo de pago a los reemplazantes. Ese autoaplauso llama la atención porque a nosotros la realidad nos pega a cachetadas. Hablamos de reemplazantes, gente que se le ha generado un nuevo cargo y no sabemos cuál es la traba administrativa que hace que no cobren tiempo y forma. Hay compañeros que a los que se les deben nueve meses de 2015, ocho de 2016 y tres de este año y ahora cobran. Y son trabajadores. Hay gente a la que se debe arriba de 100 mil pesos, otros diez y tres mil pesos”.

Desprecio a la salud pública

Esta situación se suma a muchas otras, que dan cuenta de la falta de estructura general para garantizar un derecho universal, como es la Salud. “Hay un desprecio a la salud pública y estamos peleando para que la Provincia de Santa Fe no adhiera a la Cobertura Universal de Salud, lamentablemente nos demuestra que vamos en ese camino. Quieren demostrar que la salud pública no sirve y teniendo trabajadores precarizados precarizan el derecho a la salud que se le brinda a la población”, explicó Almirón. Ambos sindicatos forman parte del Movimiento en Defensa de la Salud (MDS) que se plantó contra la CUS y la privatización encubierta que propone del sistema.

“Piensan que sin cobrar nuestros sueldos vamos a sostener la salud pública. Es parte del deterioro, pero no es nuevo. La diferencia es que los trabajadores lo manifiestan con más claridad y están dispuestos a la lucha colectiva. Antes se entraba como reemplazante y a los 3 meses se cobraba, hoy no se sabe”, contó Boriotti.

Frente a la falta de respuestas, los y las trabajadoras definieron ir a una desafectación el viernes en los centros de salud, con protesta frente al Nodo (Laprida y Rioja) desde las 11.30 horas. Y, para la semana que viene en día a definir, un paro total de la salud pública en nuestra ciudad.

Nota y fotos: Sofía Alberti, Comunicación CTA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *