Declaración de la CTA Autónoma Rosario ante el Paro Nacional de 36 horas

Por CTA Regional Rosario* | De cara a la huelga nacional de 36 horas de los días 24 y 25 de septiembre, la CTA Regional Rosario convoca a todas las trabajadoras y trabajadores, movimientos sociales, estudiantiles, sindicales y políticos a realizar un paro activo, con movilizaciones, cortes y actos en todas las plazas del país.

Entre mayo y junio de 2018 el gobierno de Mauricio Macri destruyó 10.600 empleos sólo en el sector público nacional y ascienden a 34 mil desde la asunción de su mandato. De acuerdo a los datos aportados por la Encuesta Permanente de Hogares, entre el mes de noviembre de 2015 y el mismo mes del 2017 se registraron 75.523 puestos de trabajo menos en Rosario.  En el sector industrial, el Observatorio Laboral del ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la provincia, registró hasta junio una pérdida de 3.215 empleos y el cierre de 263 firmas de las cuales 253 eran consideradas “micro”. En total, la cartera contabilizó el cierre de 2.726 empresas en todo el territorio santafesino.

La pérdida de empleos es resultado de medidas de ajuste feroz, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que como en los años `90 se propone destruir la industria nacional, reducir el rol del Estado, privatizar áreas claves de contralor y producción y cercenar la garantía de derechos elementales como Salud y Educación. Los únicos beneficiarios del modelo en curso son los sectores dedicados a la timba financiera, las multinacionales extractivistas y las empresas que manejan funcionarios del propio gobierno.

El obsceno ataque a la Educación Pública y la Salud Pública es la expresión más cruda de la masacre social que se pretende aplicar. En Salud, despidiendo trabajadoras y trabajadores, cerrando efectores, afectando calendarios de vacunación y medicamentos que ponen en riesgo integral a la población, reduciendo partidas y pauperizando el sistema, aplicando la Cobertura Universal de Salud. En Educación, con la subejecución y reducción de presupuestos nacionales, no construcción de escuelas, falta de cargos, la anulación de la paritaria nacional docente, la desidia que se lleva la vida de compañeros como Sandra y Rubén en Moreno y la validación oficial de discursos contra quienes luchamos, que coadyuvan a la concreción de hechos aberrantes como las amenazas y torturas a docentes de esa localidad bonaerense.

Pero el objetivo de esa reducción presupuestaria y ascenso de discursos y prácticas que lesionan peligrosamente la democracia, cierra con la apuesta oficial de destinar fondos de Educación y Salud para fortalecer el aparato represivo del Estado. Está claro que el modelo sólo cierra con represión.

Los tarifazos, el dólar a más de cuarenta pesos, las paritarias congeladas, la dramática pérdida del poder adquisitivo, incrementaron la pobreza a límites inconcebibles para un país capaz de alimentar a una población diez veces mayor que la que cobija. En Argentina cinco millones de niños y niñas tienen deficiencias nutricionales, siendo esto el primer eslabón de una larga cadena de vulneración de derechos. Ante esto decimos: el hambre es un crimen y tiene responsables. La manera de terminar con la pobreza estructural es generando trabajo digno, fortaleciendo las áreas educativas, la prevención en salud, con vivienda y alimentación dignas.

Las jubiladas y jubilados fueron golpeadxs con la reforma previsional regresiva, que profundizó su condena a haberes que no cubren las necesidades elementales. Por eso, decimos que hay que derogar esa reforma y pelear contra la armonización de las cajas jubilatorias provinciales. Necesitamos que al final de la vida laboral, se cuente con prestaciones de salud y haberes dignos: queremos un PAMI al servicio de los afiliados y el 82% móvil.

Los efectos de las políticas gubernamentales son claros: la miseria planificada se extiende en el país del pan y los bienes comunes abundantes, mientras ríos y montañas son entregados a empresas que los destruyen y contaminan.  Pero nada de esto podría haber sido ejecutado sin la anuencia de gobiernos provinciales que han mostrado de ligereza a complicidad con estas políticas.

En Santa Fe vimos la adhesión al pacto fiscal, la falta de firmeza en el reclamo por el pago de la deuda que Nación mantiene y padecemos que nuestros salarios vayan detrás de la inflación agudizando la pérdida de poder adquisitivo, que en algunos sectores en particular parten de un piso miserable. La cláusula gatillo para los empleados y empleadas públicas provinciales, llega dos meses tarde y mal, con una inflación que a fin de mes será del 30% y con paritarias cerradas en el 18%.  La pérdida de poder adquisitivo en el sector ya ronda los ocho puntos. Por eso exigimos reapertura ya de las paritarias provinciales, el fin de la precarización,  pase a planta, creación de cargos y la dignificación de las asignaciones familiares, hoy con montos irrisorios.

Decimos que en esta provincia rica, sobra dinero para cubrir las necesidades de los trabajadores y trabajadoras, pero el gobierno debe atreverse a gravar a las grandes empresas multinacionales que tienen ganancias extraordinarias. Es necesario que pongan más recursos los que más tienen.

Ante todo lo expuesto, este paro nacional que por tardío no es un paso menor, tiene perspectivas transformadoras si lo hacemos parte de un plan de lucha con un pliego reivindicativo común. Convocamos a toda la dirigencia de las centrales gremiales a realizar los esfuerzos necesarios para confluir en acciones unitarias que defiendan de conjunto a nuestra clase.

Llamamos a visualizar esta necesidad de reforzar la unidad de acción, sin perder identidad, ni renunciar a la soberanía de la propia organización. Compañeras, compañeros: la fragmentación y el divisionismo en la lucha no colabora. No son los tiempos electorales los que deben gobernar la dinámica de lucha de nuestro pueblo. Hay un 2019 que está lejos y un día a día que nos convoca permanentemente para defender a nuestro pueblo. Quienes asumimos el rol de representar a distintos sectores sociales debemos ser pacientes y generosos en el camino de la unidad.

Como parte de un camino recorrido conjuntamente, consideramos a los movimientos sociales son sujetos centrales de esta jornada de lucha, en la que representan al sector más vulnerable de nuestro pueblo. A los y las estudiantes, los convocamos a abrazarnos en un solo grito por nuestros derechos, como fuimos capaces de hacerlo en las históricas jornadas en defensa de la educación pública.

Debemos dar continuidad a un plan de lucha que frene la reforma laboral de facto, que genere condiciones políticas para torcer el rumbo económico que nos asfixia, practicando la unidad de acción con criterios políticos básicos de acuerdo y respeto,

  • NO al FMI
  • NO a los despidos. NO a la reforma laboral.
  • Por educación y salud públicas
  • Basta de ajuste
  • Defendamos los puestos y las condiciones de trabajo
  • Por un Estado soberano, con trabajo y producción
  • Reapertura de paritarias YA

Luchemos unitariamente para construir una patria emancipada, con una sociedad justa y solidaria. SOLO EL PUEBLO SALVARÁ AL PUEBLO.

CTA AUTÓNOMA REGIONAL ROSARIO


ACTO UNITARIO: Lunes 24 de septiembre. Concentramos 10.30 horas en Plaza 25 de Mayo. Marchamos hacia Plaza San Martin junto a la CGT, Movimientos Sociales, estudiantes y docentes universitarixs.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *