El gran déficit sigue siendo la política de ingresos

Cuando se analiza el paquete de medidas enviado al Congreso por el nuevo gobierno, queda claro que deberán ser los procesos sociales los que marquen la agenda pública.

Claudio Lozano (integrante de la Unidad Popular y economista) realizó una primera mirada sobre los anuncios del Proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que al parecer intenta construir un nuevo valor que ubique como testigo nuevos índices inflacionarios estimulando el consumo y la producción a base de no resolver en materia de ingresos (asignaciones sociales, jubilaciones y salarios).

Ver PDF: REFLEXIONES ANTE EL PRIMER PAQUETE DE MEDIDAS – LOZANO

En el recorrido de sus reflexiones, el economista abunda sobre los puntos nodales del proyecto en materia de deuda pública, la cuestión previsional y los impuestos en un proceso que busca desdolarizar la economía, las tarifas y la política de ingresos.

Todo indica que las necesidades más sentidas van a quedar para otro momento, aunque el proyecto de ley intente reconstruir una base tributaria progresiva que estimule el consumo y la actividad económica.

Una vez más queda demostrado que los procesos sociales serán los que marquen la agenda pública. Y serán los trabajadores y las trabajadoras quienes demuestren si las promesas de terminar con el hambre, el desempleo y la enorme desigualdad social serán realidad o quedarán como recuerdo de una campaña electoral que proponía poner de pie a la Argentina.

En el mismo sentido, Ana Rameri, del Instituto de Pensamientos y Políticas Públicas de la Unidad Popular, avanza más sobre las políticas de ingresos enfocadas en los anuncios del Ministro de Economía. Analiza que en el mega proyecto enviado al parlamento nacional no se encuentran los anuncios de movilidad para los jubilados y las jubiladas y los anuncios sobre asignaciones, lo mismo sobre las política para enfrentar el hambre.

Ver PDF: Política de ingresos en el paquete de medidas económicas – RAMERI

En cuanto a la negociación colectiva, queda supeditada a anuncios del Gobierno, sólo para el sector privado, lo que cercena un mecanismo establecido desde el año 2004: el llamado a paritarias.

En relación a la política para enfrentar el hambre a través de la tarjeta alimentaria, la autora observa un intento de paliar la situación aunque no se sabe si se robustecerá este mecanismo o se buscará otro alternativo.

La semana pasada, a horas de asumir el nuevo Gobierno Nacional, la CTA Autónoma de la provincia de Santa Fe se pronunció para que la clase trabajadora en general recupere esencialmente poder adquisitivo luego de los embates del gobierno macrista, que generaron abruptas caídas en los consumos cotidianos y una brecha mucho más amplia entre los sectores populares y asalariados y quienes en estos últimos cuatros años se vieron beneficiados con la política ultra especulativa.

En esa misma línea y frente a los primeros anuncios del nuevo gobierno, entendemos que es central recuperar la producción, el trabajo y los salarios que en este paquete de medidas (llamado Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva) estimulan el consumo enfocado a los sectores más necesitados, jubilados y trabajadores asalariados de bajos recursos y trabajadores vinculados a la economía popular, pero deja pendiente en materia económica gravámenes que deben ser más eficaces sobre quienes en estos tiempos siguen dominando el esquema de un sistema profundamente desigual al que debe ponerse fin.

En estos primeros anuncios lo que se ve claramente, como lo explica el economista Claudio Lozano, es que quienes más ganaron con el modelo de saqueo de Macri siguen siendo beneficiados por las políticas de Estado que en estos primeros días ejecuta el Gobierno Nacional. No se incluyó en este paquete, por ejemplo, una medida que hubiese contribuido al financiamiento del sistema previsional y al equilibrio fiscal como es la restitución de las contribuciones patronales a las grandes firmas.

* CTA Autónoma provincia de Santa Fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *