El sueño de la casa propia se concreta en clave autogestiva

Por ATE Rosario* | Después de casi seis años de gestiones, se firmó el convenio entre el MOI-CTA, y el Servicio Público de la Vivienda de Rosario en el que el Municipio cede el terreno donde se construirán 12 viviendas de propiedad colectiva. Será una experiencia piloto fundamental para la ciudad y la región.

La emoción vibraba en las voces y los ojos se llenaban de lágrimas de alegría. Entre quienes participaron de la reunión de esta mañana en el Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat (SPVH) se multiplicaron los abrazos y las felicitaciones. Y no es para menos: un sueño que está por cumplir los 6 años empieza a concretarse con el cierre de la primera etapa de un proyecto señero en la ciudad y la región. Se trata de la firma del convenio con la Federación de Cooperativas Autogestionarias – MOI/CTA, en que el municipio cede un terreno en zona sur para desarrollar un complejo habitacional para 12 familias bajo el concepto de propiedad colectiva, que incluirá un salón comunitario.

Esas 12 familias, de variada conformación, integran la Cooperativa de Vivienda La Creciente, de la que son parte trabajadoras y trabajadores de ATE, que a su vez forma parte del Movimiento de Ocupante e Inquilinos (MOI), organización de la CTA Autónoma desde sus inicios. Parte de ese colectivo se sentó hoy en la mesa de reuniones del organismo municipal a cargo del convenio, que fue firmado por el titular del MOI a nivel nacional, Néstor Jeifetz. También estuvieron presentes integrantes de la cooperativa de trabajo (Grupo Laboral Cooperativo) que llevará adelante la obra y una compañera del MOI Santa Fe.

El arquitecto y referente nacional, contó ante los funcionarios del área, encabezados por Manuel Sciutto, Presidente del SPVH, la historia del MOI y sus principales experiencias en distintas ciudades del país. Desde esa organización proponen una “producción autogestionaria del hábitat” basada en tres pilares: la propiedad colectiva, la ayuda mutua y la autogestión. Así, “se optimizan los recursos del Estado logrando la transferencia de recursos públicos a cooperativas reales, con colectivos conscientes y participativos y no a empresas privadas”, aseguró.

El terreno cedido por la municipalidad pertenecía al Banco de Tierras y está ubicado en zona sur, en Arijón y Avenida Argentina. Ahora, pasa a ser propiedad del MOI y sus integrantes locales no pueden ocultar su alegría. “Este convenio da la posibilidad de llevar adelante la experiencia piloto. Establece que se ceda el terreno y que la provincia pueda darnos el crédito para la construcción”, explicó Berenice Polenta, trabajadora de ATE en el SPVH y parte de la Cooperativa La Creciente.

Desde hace 6 años que esta cooperativa viene trabajando y ahora llegan los nuevos desafíos: “la firma de este convenio es la culminación de la primera etapa y abre la siguiente. Fue un trabajo de gestión súper largo. Este convenio que hoy se firma y se ratifica fue aprobado por el Concejo Municipal en 2016, donde se hizo mucho trabajo con todos los bloques. Ahora se van a concentrar más energías a la gestión de la financiación, que se viene trabajando mucho y bien con la dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo, quienes tenían la necesidad de que estuviera firmada la cesión del suelo para ya pensar concretamente el financiamiento”, relató Laura Toledo, también integrante de la cooperativa.

Al recordar el proceso que atravesaron, la mujer resaltó que no fue fácil la convocatoria, “porque son formas de organización que están lejos del individualismo y del asistencialismo”. Luego de ese camino andado, aseguró que “ahora, lo primero va a ser darle rienda suelta al deseo de ir a hacer una primera jornada de ayuda mutua en el terreno”.

En el mismo sentido, Gabriela Macia, trabajadora asistente escolar de ATE y cooperativista, remarcó que “acá empieza el trabajo, habrá que poner el cuerpo y empieza un trabajo bastante arduo. Hay mucho que hacer ahí y queríamos ingresar al terreno para ir trabajando con el estudio del suelo, la limpieza del terreno como para ir acomodando todo para empezar a trabajar”.

“Hay muchos sentimientos porque a lo largo de estos años venimos poniendo muchas expectativas en esto. Tengo una emoción muy grande porque esto es muy importante, el grupo es como una familia”, concluyó la joven. Toledo la acompañó en el sentir: “es muy emocionante y es la confirmación de que se puede, de que no es imposible como escuchamos tantas veces sino que se puede”.

* Equipo de Comunicación ATE Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *