El trabajo no registrado es ilegal

Por Matías Cremonte* | El desempleo no es algo que tenga que ver con catástrofes naturales, sino que depende de las políticas del Estado. En ese sentido, lo que el Gobierno nacional viene demostrando es una política que va en el sentido inverso.

Se siguen perdiendo puestos de trabajo en la Argentina frente a la inacción absoluta del Ministerio de Trabajo, o del Poder Ejecutivo en general.

No hay una política que trate de preservar los empleos, porque frente al cierre de una fábrica o ante algún despido se ve que no está el Ministerio de Trabajo intentando resolver ese conflicto.

De hecho no actúa, y cuando la cartera de Trabajo no actúa lo que hace es dejar que el más poderoso avance sobre los mas débiles.

Es decir, lograr que los empresarios no tengan ninguna consecuencia y puedan despedir a los trabajadores, que obviamente son la parte más débil de la relación.

Por otro lado, conocemos el proyecto de Reforma Laboral que presentó en el Congreso el Poder Ejecutivo, que tiene como fundamento la creación de empleo y de inversiones y la registración o blanqueo de trabajadores, pero también conocemos los antecedentes que hay en nuestro propio país y en el mundo: Nunca una ley que recortó derechos de los trabajadores sirvió para generar empleo.

Hay un informe de la OIT, del año pasado, donde se analizaron 110 países que reformaron su legislación laboral entre 2008 y 2014: Todas las veces esa reforma laboral implicó una flexibilización o reducción de derechos laborales, en ningún caso se frenó el desempleo.

En la Argentina viene habiendo arriba de un 30% o 35% de trabajo precario, entendiendo este como trabajo no registrado o deficientemente registrado.

Podemos decir, en cuanto a la política de este Gobierno, que no ha avanzado en fortalecer el sistema de inspecciones; para que las empresas que tienen trabajadores no registrados, los registren.

El trabajo no registrado es ilegal; es como no pagar la luz, como comprar mercadería robada. Es una ilegalidad y tiene una pena. No hay una política del Estado en ese sentido.

Lo que plantea la Reforma Laboral es la eliminación de las multas a los empleadores que tienen empleo ilegal, es decir, no se lo trata como una cuestión ilegal sino todo lo contrario: se lo justifica y hasta se le propone una amnistía, como si eso fuera a generar crecimiento del empleo formal.

Nada indica que eso vaya a ser así.

* Presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL). Director del Departamento Jurídico de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA)

Foto: Sofía Alberti

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *