Informe Anual del ODS-CTAA: Disparen contra el trabajo (y contra los trabajadores)

Por ODS* | El 2016 fue el año de mayor retroceso salarial (6% en promedio los asalariados registrados en el sector privado, un poco más en el sector público y los jubilados) y del empleo al menos desde el año 2009. A continuación, el Observatorio del Derecho Social (ODS) de la CTA Autónoma, presenta su informe anual 2016 sobre conflictos laborales, negociación colectiva y mercado de trabajo.

c0d-sznwiaialqs

“La destrucción de empleo se concentró en el primer semestre. A partir de julio se registra un incremento de la cantidad de trabajadores registrados, pero dicho aumento se explica íntegramente por razones estacionales.

Las suspensiones se ubicaron en el nivel más alto de la última década, y superan en un 60% el valor más alto registrado hasta ahora (2009 y 2014) La situación más crítica corresponde a la industria manufacturera. Según los datos oficiales, la serie desestacionalizada del empleo presenta retrocesos ininterrumpidos desde septiembre de 2015 hasta noviembre de 2016 (último dato disponible).

En una segunda parte del trabajo describimos la existencia de una estrategia destinada a legitimar las políticas de ajuste socialmente y entre los trabajadores. La idea en este punto es mostrar cómo las declaraciones de los funcionarios a lo largo del año estuvieron lejos de ser manifestaciones aisladas, sino que articulan un discurso muy coherente. En términos técnicos podríamos decir que se trata de un “programa”, cuyo mayor desarrollo se puede encontrar en el Editorial de La Nación de julio donde explicitaron el pliego de reivindicaciones patronales.

Esta avanzada discursiva se complementó con una intervención represiva por parte del Estado (detenciones, causas penales, represión de las protestas). Aquí también incluimos algunos datos, en este caso de mínima, sobre hechos de represión contra trabajadores y detenciones en el marco de conflictos laborales.

La resistencia a estas políticas de ajuste se plasmó en un año donde si bien cayó la cantidad total de conflictos, estos crecieron en intensidad y centralización (agrupan a más organizaciones, y por ende a más trabajadores, y se prolongan en el tiempo). En el informe incluimos algunos datos (la mayoría los dejamos para el anexo estadístico) y hacemos un recorrido por la conflictividad a lo largo del año.

En materia de negociación colectiva, damos cuenta de la superación del techo salarial del 25% y, fundamentalmente, de los desafíos que se están planteando a partir de las intenciones patronales de incluir mayores contenidos de flexibilidad laboral en los convenios y de impulsar una descentralización de la estructura de negociación (fundamentalmente a nivel de las paritarias salariales, ya que los contenidos no salariales ya se negocian mayoritariamente a nivel de empresa).

Finalmente, dejamos planteados algunos interrogantes o desafíos de cara a lo que viene. Por un lado, la intención potenciada del Gobierno nacional y de los empleadores de fijar un techo a la negociación salarial (algunas muestras de esto se están viendo en las negociaciones de docentes y bancarios); por el otro, un objetivo más sofisticado que tiene que ver con pasar del ajuste clásico (salarios y puestos de trabajo) a una segunda etapa, en la que el eje estaría puesto en impulsar reformas institucionales (la reforma de la LRT es el primer avance, pero la discusión sobre las cargas patronales y los convenios por productividad, van también en esa línea)”.

Leer el informe completo:

PDF - 883.8 KB

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *