La doctrina represiva pone en vilo a la democracia

Por Comunicación CTAA* | El asesinato de Ismael Ramírez, la tortura a la docente Corina de Bonis, el revocamiento del sobreseimiento de dos trabajadores y una trabajadora de prensa detenidos, y el despido del maestro Daniel Mangold que denunció el efecto de agrotóxicos, son hechos que atentan contra la democracia. La cínicamente denominada ‘Doctrina de Seguridad Democrática’ del gobierno nacional sólo legitima el fortalecimiento de los organismos represivos del Estado, para inhibir la defensa de los derechos fundamentales mediante la represión, los despidos y el autoritarismo.

La CTA Autónoma Regional Rosario expresa su profunda preocupación ante la sucesión de violaciones a los derechos humanos en nuestro país. Exigimos que en todos los casos se identifique, juzgue y condene a los responsables materiales y políticos. La impunidad es la garantía del sostenimiento de las políticas que, literalmente, matan a nuestro pueblo.

El secuestro y la tortura que sufrió este miércoles la maestra del CEC 801 de Moreno, Corina de Bonis, nos remite a la historia más oscura en nuestro país.  Corina fue subida a un auto, encapuchada y lastimada en el abdomen con un objeto tipo punzón con el que le escribieron “ollas no”. Hace dos semanas que venía recibiendo amenazas anónimas: “dejen de hacer política”, “den clases de una vez” o “terminenlá con las ollas”; incluso en uno de las últimas pintadas en la zona se explicitaba que los maestros y maestras iban a terminar en el Cementerio de Moreno.

Ismael Ramírez, niño qom de 13 años fue asesinado de un balazo en el pecho en Chaco. Los medios montaron la escena de saqueos y lo pusieron como victimario del dueño de un supermercado. Desde la CTA Autónoma reiteramos: el hambre es un crimen y tiene responsables y nuestros pibes no son peligrosos, sino que están en peligro. El incremento del presupuesto para las fuerzas de seguridad, sacado de las arcas de áreas como Educación y Salud, da cuenta de la profundización de esta política que están dispuestos a llevar adelante los gobiernos provinciales y el nacional.

En el corazón productivo de Santa Fe, en Totoras, el 6 de septiembre se despidió a Daniel Mangold, profesor del establecimiento privado Escuela de la Familia Agrícola de Totoras. Recibió un telegrama de despido, sin previo aviso, violando todo derecho, desnudando que la medida estaría relacionada a la denuncia de los daños que provocan a la salud los agrotóxicos, la denuncia de las fumigaciones sobre los límites del ejido urbano, ligados a su participación en la “Asamblea de vecinos autoconvocados por la vida de Totoras”. No hay dudas que el disciplinamiento vía despido es la intención, con el objetivo de amedrentar y callar las voces que plantean que el modelo productivo mata.

Y si de callar se trata, intentar encarcelar a periodistas comprometidos con los padecimientos y las luchas de la población, es una condición para el poder.  Por mayoría, la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal revocó el sobreseimiento de dos trabajadores y una trabajadora de prensa detenidos cuando cubrían la represión policial al finalizar la marcha por Santiago Maldonado del 1º de septiembre del año pasado.

Estos y muchos otros hechos que lamentablemente atiborran las agendas de reclamos por estos días, expresan cómo el sostenimiento de un modelo de país para pocos se lleva la vida de nuestra gente. Es el modelo extractivista el que expulsa a las comunidades originarias hacia la marginalidad y la miseria. Es el envalentonamiento fascista alentado desde las mismas acciones gubernamentales lo que genera el secuestro y tortura de una docente que le da de comer a sus alumnos. Es la necesidad de sostener el cerco mediático y el discurso único que pone a funcionar la pata judicial para callar a los periodistas y medios alternativos, comunitarios y populares.

Los hechos sucedidos debilitan la democracia, son retrocesos en la vida de nuestro pueblo y nos convocan a aferrarnos a defender cada espacio democrático. Debemos levantar más que nunca la experiencia histórica en la defensa integral de los Derechos Humanos en nuestro país.  Por eso, convocamos a pelear contra la impunidad, por justicia, sumando la defensa irrestricta de los derechos civiles, colectivos, individuales y democráticos a cada una de las iniciativas que por estos días llenan las calles del país. Nada debe desalentarnos, nada debe dividirnos, porque solo el pueblo, salvará al pueblo.

  • Basta de represión
  • El Hambre es un crimen. Ni un Pibe menos
  • Basta de fumigaciones, por la defensa de nuestros bienes comunes
  • Salarios y condiciones dignas de trabajo: sin trabajo no hay derechos
  • Educación pública y salud pública
  • Por la soberanía nacional

CTA Autónoma Regional Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *