La unión hace a la fuerza

Por Comunicación SOEAR* | Porque sostenemos que sólo el pueblo salvará al pueblo, decidimos realizar un pantallazo por las realidades de algunos gremios con los cuales el SOEAR se encuentra en las calles defendiendo los derechos de los trabajadores. En un contexto nacional e internacional donde los procesos se vuelcan hacia la derecha, con un combo explosivo de ajuste, tarifazos, achicamiento del mercado interno, desempleo y precarización laboral, la clase trabajadora debe hacer causa común. ATE, SADOP, SIPRUS, COAD, AMSAFE, SOCPA y la CTA-A de Rosario relatan sus procesos, luchas y conquistas, y explican qué significa el movimiento aceitero para el resto de la clase trabajadora.

Laura Ferrer, Secretaria General de COAD (docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Rosario):

Para nosotros en este momento es muy importante la implementación en forma fehaciente del Convenio Colectivo de Trabajo. Lo aprobamos en julio de 2015 y tenemos varios avances que hemos llevado adelante en paritarias particulares pero creemos que todavía falta mucho. Hubo avances en relación con las licencias de maternidad, las cuales son por seis meses, y también avanzamos con las licencias por paternidad y por adopción. Venimos discutiendo el hecho de que a todos los compañeros se los nombre de forma efectiva y que pasen a carrera docente. Viene muy a cuentagotas pero venimos peleando por eso. El otro tema por el que venimos luchando es por tener una carrera docente que sea estable, donde los nombramientos en los cargos no sean a través del dedo sino a partir de concursos internos donde se contemplen todos los derechos.

Para nosotros la Federación Aceitera ha tenido un cambio muy importante durante este último tiempo, donde hubo una jerarquización de la democracia y la participación dentro del movimiento sindical. Lo sentimos como un gremio hermano porque nos encontramos en todos los actos y movilizaciones, nos encontramos junto a ellos en la calle defendiendo los derechos de los trabajadores. Es necesaria la unidad de todos para poder vencer a las políticas de este gobierno neoliberal que lo único que está haciendo es sojuzgar al pueblo trabajador y al pueblo en general de nuestro país.

 

María Fernanda Boriotti, Secretaria General de Si.Pr.U.S. (Sindicato de Profesionales Universitarios de la Sanidad):

Si.Pr.U.S mantiene una coherencia y una lógica de trabajo basada en la independencia de los gobiernos de turno y de los partidos políticos. Eso es lo que nos permite plantarnos en diversos momentos históricos y es un avance en el modelo sindical que intentamos llevar adelante desde nuestra federación FESPROSA. No son procesos fáciles. Sabemos que sería mucho más sencillo decidir con un grupo de dirigentes y no que las bases tengan una participación activa, o que sería mucho más cómodo sentarse en la falda de los gobiernos y hacer acuerdos por detrás de los trabajadores. Pero nuestra forma de trabajo es otra. Nosotros seguimos trabajando por un proceso de desprecarización laboral que se está llevando adelante desde hace dos años. Sostenemos que desde el trabajo decente, con libertad sindical y negociación colectiva, con un empleo y un salario en blanco, podemos mejorar la democracia y la justicia social en este país.

Estamos atravesando un momento complejo, no solamente a nivel nacional sino a nivel internacional. La embestida del sector empleador, y en el caso de Argentina con el aval del gobierno nacional y de algunos gobiernos provinciales, hace tambalear los logros que los trabajadores han obtenido con el paso de los años. Esto se ha visto en la conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra unos meses atrás, donde fue notable la actitud de querer romper los consensos y retroceder en los derechos de los trabajadores. Tendremos que volver a poner sobre la discusión el derecho a huelga, que estuvo silenciado en las dos últimas conferencias intentando llegar a acuerdos con los empleadores que dicen que el derecho a huelga no está reconocido en los convenios fundamentales.

Con el gremio de los aceiteros nos encontramos regularmente. Es un gremio que ha puesto a la luz de toda la ciudadanía que se puede hacer negociaciones con la participación de la base, con democracia, y que en el caso del sector privado se puede pelear en base a las ganancias de las empresas y no detrás del proceso inflacionario, es decir, respondiendo al Salario Mínimo Vital y Móvil. Sin dudas es un modelo a seguir por el sector privado. En el caso de los estatales, muchos estamos hablando del SMVM no sólo a partir de lo que dice la Constitución sino a partir del modelo que implementó Aceiteros en los últimos diez años. Coincidimos en la democracia de base y en la autonomía de los gobiernos y de los partidos políticos.

Martin Lucero, Secretario General de SADOP Rosario:

Los docentes privados logramos a fines del año pasado la aprobación de la ley que sanciona los despidos arbitrarios en colegios privados. Éste fue un gran paso para el gremio ya que nos permite avanzar en la estabilidad laboral de la docencia privada, y se dio en un contexto de políticas de ajuste, despidos y represión de la protesta social.  De todos los legisladores solo uno votó en contra. Esta conquista forma parte de una serie de reivindicaciones históricas que estamos seguros los docentes privados vamos a conseguir. Permitió visibilizar el conflicto y poner en descubierto la situación que atravesaban muchos docentes.  Marca un antes y después en la forma en cómo se gestiona la educación privada en Santa Fe. Y en ese sentido el desafío que tenemos por delante es sobre los escalafones y concursos en los colegios de gestión privada. Nuestra realidad es que los cargos y las direcciones se definen a dedo, produciéndose muchas injusticias con la trayectoria y la formación de los y las docentes, dejando de lado incluso la pertenencia a la comunidad educativa.

En Santa Fe en general y en Rosario en particular, los sindicatos hemos demostrado que a través de la unidad los conflictos pueden resolverse de otra manera. En tal sentido, el rol de cada uno de los gremios en fundamental para enfrentar los desafíos que la actual coyuntura nos demanda. El SOEAR logró emplazarse como un actor fundamental de nuestro cordón industrial, a través de la reivindicación salarial del sector y el crecimiento de sus afiliados en los últimos años. De esta manera el sindicato pudo salvar dos cuestiones fundamentales que se presentan actualmente como lo son el salario de los trabajadores y la representatividad en la negociación con los empleadores a través del sindicato. No ha cedido terreno en las negociaciones, lo que lo ubicó al SOEAR y sus trabajadores lo más cerca posible del escenario óptimo deseado. Las jornadas de paro, la visibilización de los conflictos del sector y la alta participación de los afiliados ponen de manifiesto que ante el interés de las patronales, o las medidas antipopulares del gobierno, es la movilización y la manifestación lo que nos va a permitir frenar las políticas o medidas que afectan a los trabajadores. Estamos convencidos que ese es el camino: unidad en los reclamos y la manifestación conjunta.

Raúl “Perro” Daz, Secretario General de ATE Rosario:

Nosotros estamos pidiendo la actualización de nuestro Salario Mínimo Vital y Móvil a nivel nacional con una equiparación de canasta básica total de 25 mil pesos. Queremos incorporar a la pelea el SMVM que no está reconocido para los trabajadores provinciales y municipales, que son 3 millones en todo el país. Vamos a denunciar esta situación fuertemente en las calles con otros gremios. Y vamos a plantear el cambio de rumbo económico, contra los tarifazos, los ajustes, los despidos, los bajos salarios, la precarización laboral, el desempleo y la informalidad que avanza día a día, contra la privatización en salud y en el sistema de seguridad social, por jubilaciones dignas. O se profundiza la desigualdad social o la movilización social avanza en el sentido de cambiar la distribución de la riqueza y los parámetros democráticos actuales.

Aceiteros representa una experiencia que la gran mayoría de las organizaciones del movimiento obrero tendría que ver para entender lo que se puede lograr cuando los trabajadores se organizan en función de sus intereses, es decir, desde la solidaridad. O es todos juntos o ninguno. Ellos son la organización que ha permitido que se pararan los puertos y que la relación trabajo-capital sea una definición clara en los próximos años de esta inmensa lucha de clases que hay en Argentina. Necesitamos dirigentes que se pongan a la cabeza de la situación social que están padeciendo los trabajadores en su conjunto. Los aceiteros tienen una Federación que es ejemplo para los trabajadores a nivel nacional. Pero lejos de imitarla, lo que hay que hacer es conocer esa experiencia política para demostrar a la clase trabajadora que puede organizarse y  cambiar el rumbo económico. Para eso hay que formar una central de trabajadores muy fuerte, que defienda sus intereses lejos de los negocios, de los empresarios, de los gobiernos y de los partidos políticos.

Juan Domingo “Pocho” Moreyra, Secretario General de S.O.C.P.A. (Sindicato Obrero de Cerámica, Porcelana y Azulejo) Santa Fe:

Nuestra situación es preocupante por varias razones. Un gran problema es la baja del consumo en el mercado interno y otro gran problema es la importación. Los impuestos en las empresas medianas también es una situación complicada porque no pueden afrontar los costos. El panorama nuestro tiene mucho que ver con el futuro. Los convenios que pueda llegar a hacer el gobierno con China por las placas que se usan para construir casas, nos haría perder mucho mercado, y por lo tanto, también perderíamos trabajadores.

También hemos tenido conquistas. Hemos agarrado una fábrica en San Nicolás donde tenían salarios de hambre de 9 mil pesos que hemos llevado a una base de 20 mil. Pero para conseguir eso luchamos mucho, estuvimos un mes parados. Nadie nos regaló nada. La única manera en que se consiguen las cosas es con la unión de la gente.

Para nosotros Aceiteros siempre ha sido un ejemplo a seguir, un motivo de inspiración y de lucha. Siempre seguimos sus acciones y ha sido nuestro gremio testigo. Nos unen los mismos pensamientos y las mismas ideas.

Gustavo “Tero” Teres, Secretario General de Amsafe Rosario y de la CTA-A de Rosario:

El gobierno nacional ha decidido emprender un ataque brutal hacia los derechos laborales. En nombre del costo laboral, de la industria del juicio y de la competitividad, y usando como excusa el desprestigio de muchos dirigentes sindicales, desarrollan la ofensiva contra los derechos conquistados por la clase trabajadora. Esa es la responsabilidad más grande que tenemos que asumir para defender a los trabajadores. Tenemos como referencia la reforma que se impuso en Brasil y que retrotrae los derechos laborales a casi cien años. En ese contexto, con la implementación del Plan Maestro, el gobierno pretende avanzar sobre los derechos laborales docentes. Hay que diseñar una estrategia no sólo de resistencia sino también de alternativa para enfrentar un plan que pretende ubicar al docente como principal responsable de la calidad educativa, imponiendo reformas flexibilizadoras y regresivas. También quieren avanzar en el diseño de una política educativa que quede cada vez más en manos de las empresas y no de los diseños curriculares hechos por los mismos docentes. Corremos el riesgo de avanzar hacia una colonización educativa y del conocimiento en manos de los intereses empresarios multinacionales.

El movimiento aceitero significa lucha con ideas, conciencia de clase, independencia y autonomía. No funciona como correa de transmisión de los partidos políticos ni de los tiempos electorales sino que es un movimiento que adopta una posición de firmeza ante el avasallamiento de los derechos de los trabajadores. Y significa solidaridad, porque es realmente heroico y es un ejemplo, como hicieron en otras luchas, que el movimiento aceitero haya definido el paro en un sector ajeno a su radio para repudiar la actitud explotadora de la patronal que se llevó la vida del trabajador de la empresa Renova. Los sindicatos docentes siempre decimos que la vida es el límite y el sindicato Aceitero llevó esta idea a la práctica. Haber instalado el SMVM y la lucha por las condiciones de trabajo en los sindicatos de la producción es una vanguardia.

*Nota publicada el mes de Septiembre 2017 en el Periódico “Desde el Pie”, publicación del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *