Miles gritamos #VivasNosQueremos #NiUnaMenos

Por Comunicación CTA Rosario* | La movilización de una columna de quince cuadras de extensión recorrió Rosario desde Plaza San Martín, a Tribunales Provinciales. La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma fue protagonista del enorme paro nacional de mujeres, que contó desde el mediodía con actividades de concientización, cese de tareas, volanteadas, y otras acciones en los lugares de trabajo.

img_0022El primer paro nacional de mujeres fue una de esas iniciativas que fue creciendo junto con la consolidación del movimiento feminista y la instalación de la problemática de la violencia de género. Llegó en este octubre, una semana después del Encuentro Nacional de Mujeres que conmovió a Rosario y al país. Se construyó con mucho caminar, más unidad y empuje consciente de las compañeras que no pararon de ser creativas a la hora de aprovechar las herramientas que esta etapa histórica ofrece. Y tan legítimo fue que la medida se expandió por otros países latinoamericanos y del resto del mundo.

“Venimos de la primera medida de lucha más contundente que fue el cese de actividades de las mujeres tanto en sus lugares formales de trabajo estudio y sus tareas de cuidado. Ha sido una gran medida contra la violencia machista y denunciando las condiciones de materialidad de las mujeres en el mundo del trabajo. Es una plataforma latinoamericana del movimiento feminista, que lleva políticas de avanzada. Da cuenta del dinamismo del movimiento social. Es el primer gran paro (por su multisectorialidad y transversalidad, con distintas dinámicas por sector) al gobierno nacional. Es una medida que se le sigue reclamando a las cúpulas sindicales y hoy somos las mujeres las que denunciamos el ajuste que es violencia de género y reclamando políticas para la vida de las mujeres”, expresó la Secretaria de Género de la CTA Rosario, Majo Gerez.

img_0036Se sintió el paro

Estatales, docentes provinciales y universitarias, trabajadoras de la salud, entre muchas otras y otros se manifestaron el miércoles entre las 13.00 y 14.00 horas en sus lugares de trabajo, en las calles, con distintas actividades. La consigna general fue todas vestidas de negro.

En las escuelas rosarinas, Amsafé Rosario dispuso un cese de actividades de una hora en el turno mañana y otra en el turno tarde. “Fue una jornada muy productiva, Se instaló el tema dentro de la docencia y las escuelas”, expresó la Secretaria de Género del gremio docente, Claudia Semino. Sobre la masividad de la movilización que alcanzó las quince cuadras, aseguró que “esperaba esto: los once femicidios en una semana nos llenaron el corazón de tristeza y eso se tiene que transformar en fuerza para movilizarnos en las calles. Estos procesos van in crescendo, hay que ir construyéndolos y el Encuentro nos dio impulso día a día para seguir luchando por los derechos nuestros”.

Las afiliadas a la Asociación Trabajadores del Estado estuvieron a la vanguardia del paro nacional. El sindicato notificó en el Ministerio de Trabajo que iba a aplicar el paro de una hora en todo el país y Rosario usó ese tiempo para volantear, hacer ruidazo y manifestarse en los sectores de trabajo.

“Las mujeres de ATE vinimos a esta marcha luego de hacer intervenciones en varios ministerios e instituciones públicas. Estamos de nuevo en las calles a una semana del encuentro de mujeres. Hacer una marcha más de cien mil personas nos empoderó, nos hace sentir que podemos transformar esta sociedad saliendo a las calles manifestándonos de distintas maneras. Este paro es inédito en el país y proponemos un paro nacional para el 25 de noviembre para que se termine esta violencia, veinte vidas en dos semanas es muchísimo”, expresó la Secretaria de Género de la CTA Provincia de Santa Fe y de Organización de ATE Rosario, Liliana Leyes.

"Que nadie se atreva, a tocar a mi vieja"

“Que nadie se atreva, a tocar a mi vieja”

Desde el Sindicato de Profesionales de la Sanidad (Siprus), María Fernanda Boriotti, contó que en el marco del #NosotrasParamos, “se hizo trabajo con la comunidad, concientizando, conversando con los pacientes. Todas estaban muy conformes y con ganas de repetir la medida. No podíamos faltar a esta gran convocatoria. La sociedad está realmente trastornada, tiene que haber leyes e instituciones que amparen a las mujeres y a los niños y niñas que sufren violencia”.

En la Universidad Nacional de Rosario, la COAD realizó jornadas en las que participaron tanto docentes como no docentes. “Pedimos al rector que libere a docentes y estudiantes para participar de la marcha, pero lamentablemente lo dejó a decisión de cada facultad. Pero a las tres escuelas les dio permiso para liberar a los docentes. Es muy importante participar, el “ni una menos” tiene que estar reflejado en cada momento para que todo el mundo tome conciencia. Todavía hay mucho escepticismo lamentablemente en los cursos. En la universidad en pocos lugares se trata la problemática de violencia de género”, contó Laura Ferrer Varela, Secretaria General del sindicato.

img_0102Su Secretaria Adjunta, Luciana Seminara, expresó la necesidad de que la Universidad responda la nota que el sindicato docente le envío hace un mes y medio, solicitando se forme una comisión en el Consejo Superior para que se aplique el procedimiento para tratar casos de acoso y abuso contra las mujeres. Una experiencia que funciona en otras universidades del país como Comahue, La Plata y Córdoba y, en Rosario, en las Facultades de Derecho, Ciencias Políticas y Humanidades. “Estamos atrás de lo que han avanzado otras universidades y los que están en funcionamiento no establecen tiempos para la resolución de la situación, lo que deja al agresor en el mismo ámbito que la víctima durante tiempo indeterminado”, se quejó la dirigenta.

Oídos sordos

En el marco de esta enorme jornada internacional de protesta, que en nuestra ciudad mostró una movilización masiva y unitaria como pocas, el mundo sindical se ha dividido sobre cómo oírla y accionar. La CTA Autónoma desde el vamos fue parte y convocó a parar en todo el país. Las compañeras estuvieron en las reuniones en las distintas ciudades y llamaron a marchar. Incluso el gremio más numeroso que la integra, que es ATE, también asumió la medida.

La CGT en tanto, realizó el mismo día una reunión con el gobierno de Mauricio Macri y empresarios, para negociar el famoso bono de fin de año que le dé motivos para esquivar el paro nacional que su propio confederal le exigió realizar. Consultada sobre este tema, Majo Gerez analizó que “la CGT viene de un proceso de reunificación en el cual el rol de las mujeres es totalmente invisible: de 37 secretarías sólo dos son ocupadas por mujeres, dando cuenta no sólo de su comportamiento sindical burocrático, sino fundamentalmente plasmando que el mundo sindical es uno de los más machistas y cúpulas como las de la CGT expresan lo peor de esa política”.

Nota y fotos: Sofía Alberti, Comunicación CTA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *