Modificaciones impositivas y apriete patronal

Por Comunicación CTAA*| La Cámara de Diputados de la Provincia dio media sanción al incremento del pago de Ingresos Brutos y otros impuestos a grandes empresas. Las entidades del sector salieron a amenazar con despidos aunque la erogación pecuniaria será mínima respecto a su facturación. Desde la CTA Autónoma Regional Rosario se expresó la necesidad de concretar este proyecto legislativo y avanzar hacia una reforma impositiva profunda.

Billetera mata silencio. Con esa figura se puede desandar lo sucedido en los últimos días en la provincia. El proyecto impulsado por el oficialismo para incrementar la alícuota de Ingresos Brutos a cerealeras con el objetivo de aportar al Fondo Compensador del Transporte, vaciado por el ajuste del gobierno nacional, generó una ristra de pronunciamientos. Primero, del Frente Progresista gobernante que, ante la presión del ajuste, aceptó la regresividad del esquema impositivo vigente. Segundo, de los sectores políticos que defendieron a las multinacionales, entre ellos un vehemente Cambiemos que equiparó a las patronales con quienes trabajan en ellas, un sector del radicalismo y una facción del peronismo. Y tercero, por supuesto, las entidades patronales que advirtieron sobre cientos de despidos si se concreta el aumento.

Tras la quita de subsidios de Nación en 3.200 millones de pesos, el gobierno de Santa Fe salió a la cancha para que el sistema de transporte no se le venga encima. El proyecto con media sanción incluye también un incremento del 10% del impuesto inmobiliario a los predios y edificaciones de entidades financieras y agroexportadoras.  El incremento a los ingresos brutos será para 18 empresas cerealeras, de las cuales 16 son multinacionales, cuyos ingresos superen los 289 millones de pesos al año. Y no contemplarán actividades de exportación, cuyo gravamen está en manos del gobierno nacional, por lo que la cifra a tributar será ínfima en comparación a sus ganancias totales.

Según lo aprobado en la Cámara Baja, las agroexportadoras dejaran de pagar el 0.25 de Ingresos Brutos para comenzar a aportar el 1% sobre la facturación. Esto significa, según datos del propio gobierno de Santa Fe, que por cada mil pesos de facturación deberán tributar $0,72. Lo que equiparando con los impuestos nacionales, por cada mil pesos en retenciones sólo abonarían $1,57 a las arcas provinciales.

Las veinte empresas exportadoras alcanzadas facturaron 388 mil millones de pesos. Según el texto que se aprobó se recaudarían 600 millones de pesos, indicó el Diputado Provincial del Frente Social y Popular, Carlos Del Frade. “El esquema impositivo en Santa Fe necesita ser progresista de verdad y hoy los que más tienen son los que menos pagan. Haber avanzado por la necesidad surgida por la política económica de Macri es un avance, ya que por primera vez la política está haciendo que paguen más quienes más tienen”, analizó el legislador, que acompañó el proyecto.

Entidades como la Sociedad Rural, la Bolsa de Comercio de Rosario, la Cámara de la Industria Aceitera ya marcaron la cancha. “Han extorsionado al pueblo de la provincia mintiéndole diciendo que van a tirar a la calle a cientos de trabajadores, cuando estamos hablando de un monto ínfimo, de 600 o 700 millones de pesos, considerando que han facturado el año pasado cada una arriba de los 50 mil millones de pesos. Demuestra también cómo se creen dueños de la provincia y que pueden subordinar al poder político mientras hacen congresos donde hablan de responsabilidad social empresaria”, fustigó Del Frade.

Sin aumento impositivo, Cargill inició el año con despidos en sus plantas. Foto: Sofía Alberti

Cuestión nodal

La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma Regional Rosario, expresó su repudio al apriete de las entidades patronales y consideró que “aunque limitado y más hijo de la necesidad que de una apuesta real por una más justa distribución de la riqueza, el proyecto marca un camino a profundizar”.

La CTAA analizó que “la reforma impositiva es una necesidad profunda, porque plata hay pero siempre se corta el hilo por lo más delgado. Hoy un emprendimiento familiar paga más en proporción que una multinacional, es inadmisible”. En sintonía con Del Frade, la entidad gremial criticó el “renunciamiento ideológico” de un sector del peronismo que no acompañaría esta iniciativa en Senadores.

Sobre el comportamiento del empresariado, la Central denunció “el apriete, la extorsión y mentira que representa su diagnóstico”. Recordó además que las multinacionales cerealeras ya empezaron con despidos a inicios de año, sin aumento de impuestos y gozando de ganancias extraordinarias mientras el resto del país pasa penurias, como en el caso de Cargill. “No es de extrañar la actitud, pero merecería incluso una condena judicial porque las empresas están jugando con la vida y el proyecto familiar de sus trabajadores, sólo por no pagar montos irrisorios comparados con sus ganancias”.

*Comunicación CTA Autónoma Regional Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *