Movilización por Rosalía Jara: un grito contra la impunidad

Por Comunicación CTA*| Organizaciones de toda la provincia de Santa Fe acompañaron a familiares, vecinos y amigos de Rosalía Jara en su pedido de justicia. A inicios de la semana pasada se hallaron restos que podrían ser los de la joven desaparecida hace un año y dos meses.

Foto: Gisella Ardit

En una jornada desapacible, con lluvia y frío, el sábado Fortín Olmos se movilizó por Rosalía. Formaron parte de la misma, integrantes de la CTA Autónoma Provincia de Santa Fe, Rosario, Santa Fe, Reconquista y San Javier, junto a compañeras de la Multisectorial de Mujeres de Rosario, Familiares de Víctimas de Femicidios, organismos de Derechos Humanos,  la Multisectorial de Derechos Humanos de Santa Fe, sindicatos como ATE y Amsafe, organizaciones sociales como la Corriente Clasista y Combativa y La Poderosa, entre otras tantas  instituciones y delegaciones que llegaron también desde Vera, Helvecia y Avellaneda. Hubo presencia de concejales, legisladores y autoridades.

Foto: Gisella Ardit

La marcha partió desde la plaza del pueblo y se dirigió al Salón Parroquial, donde hablaron familiares de Rosalía, una vecina de Fortín Olmos y un representante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Santa Fe. Además se leyó un documento suscripto por más de cien organizaciones de Rosario. Luego del acto, se marchó hacia la Comisaría Tercera y de allí hasta la garita donde hicieron desaparecer a Rosalía.

Las y los oradores denunciaron la falta de voluntad política del estado provincial, la impericia para su búsqueda y la “trama de complicidades mafiosas entre las autoridades políticas, policiales y Juan Valdéz, que se mantuvo sin fisuras, demorando y complicando medidas que hubieran permitido resolver el caso con más celeridad”. Esta realidad llevó al hartazgo, dejando en claro que la explotación sexual, la droga y la trata de personas que cruza todo el norte santafesino como  otras zonas de nuestro país, no son ajenas a este caso.

Foto: Gisella Ardit

Impunidad y lucha

Rosalía Jara desapareció el 1º de julio de 2017, fue vista por última vez en una garita de Fortín Olmos. Su familia sólo recibió indiferencia de las autoridades, que no instrumentaron las medidas necesarias para saber la trama que esconde su secuestro, desaparición, asesinato y el ocultamiento de su cuerpo.

Fotos: Gisella Ardit

El pasado lunes se desarrolló una audiencia para definir la suerte del único detenido, Juan Valdéz, profesor de la joven y padre de su hija. Según informó la familia Jara, la defensa del imputado se opuso a que los resultados de ADN se realicen en un laboratorio que podría dar certezas en 30 días sobre la identidad de los restos hallados. Lo que apuestan los representantes de Valdéz es que se haga en el Instituto Médico Legal de Rosario, donde estipularon seis meses de tardanza para establecer si los restos óseos encontrados el domingo 26 de agosto junto a pertenencias de Rosalía, corresponden efectivamente a ella.

El pueblo de Fortín Olmos está dando muestras de su entereza y dignidad. La memoria de Rosalía se ha mantenido viva a pesar de los intentos de olvido y silenciamiento. El dolor transformado en lucha ha hecho posible este multitudinario encuentro donde se reafirmó el compromiso de continuar avanzando por la Verdad y la Justicia. Para ello se seguirá exigiendo una investigación  independiente que determine todos y cada uno de los responsables y cómplices de este aberrante crimen y juicio y castigo a los culpables.

*Comunicación CTAA Provincia de Santa Fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *