Nuevo ataque a los jubilados

Por ACN | El gobierno de Mauricio Macri anunció esta semana el fin de la universalidad de la prestación del Programa de Atención Médica Integral (PAMI) al establecer restricciones al acceso a los descuentos a la medicación a jubilados que ganen el equivalente a una jubilación y media, 8.500 pesos, y que tengan un auto con una antigüedad menor a diez años, paguen una prepaga o posean más de un inmueble.

15940412_1331980556876560_4302279600377647996_nEsta medida se suma al recorte de muchas Prestaciones Sociales tales como MiniTurismo, reducción de talleres de UPAMI (Universidad para Adultos Mayores), el no inicio en muchos lugares de la Colonia de Vacaciones (lo que permitía que los adultos mayores participaran por primera vez de recreativos de verano que incluían traslados a clubes, Termas, piletas, acompañamientos de profesores y talleristas para actividades recreativas, etc), no inicio de Programas de Voluntariado, son solo algunos ejemplos que se complementan al enorme recorte de las distintas Prestaciones Médicas (incluyendo el enorme retraso de Medicamentos Vía Excepción, que son en su gran mayoría para tratamientos de casos oncológicos), limitación de traslados de afiliados a Sanatorios para tratamientos médicos (antes se los podía enviar en remises con acompañante, y ahora se reduce al reintegro de pasajes de micros), atrasos desproporcionados del pago del servicio de Farmacia (lo que puso en serio riesgo la entrega de medicamentos en todo el país).

“Lo que buscamos es que sea justo el sistema y hoy en día no es justo si una persona que tiene un yate de lujo o que vive en un country de lujo o que tiene un avión recibe medicamentos gratis del PAMI”, había dicho Carlos Regazzoni, titular del PAMI, para justificar las medidas.

Al respecto Olivia Ruiz, Secretaria de Previsión de la CTA Autónoma de Provincia de Buenos Aires expresó: “El justificativo para afectar a casi un millón de jubilados es la posesión de autos modernos o 0km, alguna que otra casa, hasta hablan de yates, cosa que no nos consta. El único que sabemos que está en edad jubilatoria que debe tener yate, que seguro veranea en Punta del Este y que tiene varios autos es el padre del Presidente, Franco Macri”.

“Quienes son beneficiarios hoy del 100% son 1.600.000 jubilados, y esta medida afectaría a 1 millón de ellos”, aclaró.

“Nosotros planteamos que el PAMI tiene que ser devuelto a sus verdaderos dueños, que la administración del mismo la tienen que hacer, con un criterio de clase, los trabajadores activos y jubilados con auditorías del Estado, pero que no tienen derecho de quitar ninguna prestación al que tenga derecho a tenerla, sea la condición económica y social que sea”, afirmó Ruiz.

“Creemos que se han agotado los tiempos y la paciencia. Durante mucho tiempo le hemos venido diciendo al PAMI que cumpla con las coberturas básicas necesarias, que incorpore por mandato a las decisiones a las organizaciones de jubilados y lo único que hace es convocar a consejos consultivos entre gallos y medianoche a los amigos que favorecen y después no cumplir con los acuerdos prometidos”, concluyó Olivia Ruiz.

Por su parte Jorge Yabkowski, Presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA) y Secretario de Salud Laboral de la CTA Autónoma Nacional, remarcó que “utilizaron la pantalla del presunto beneficio de ricachones del beneficio del PAMI para restringir efectivamente la prestación. Lo que se enmarca en la filosofía de que el PAMI tiene que convertirse en un seguro de canasta mínima, que va en línea de convertir a las jubilaciones en pensiones universales a la vejez. Es decir que se mantenga todo el mundo en la mínima y aquel que quiere algo por encima tenga que pagarse un seguro privado”.

Fuente: Agencia Central de Noticias Bonaerense (ACN)

* Equipo de Comunicación de la CTA de la provincia de Buenos Aires

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *