Otro obrero muere en el cordón industrial

Por Secretaría de Comunicación CTA Rosario | Otra dolorosa y evitable muerte en el cordón industrial nos afecta, interpela y conmueve. Un obrero de 35 años falleció tras caer a un silo en la planta que Bunge tiene en Puerto General San Martín. Resbaló mientras realizaba tareas de limpieza y horas después no podía ser retirado de las toneladas de cereal. Desde la CTA Autónoma hacemos un llamado a la dirigencia sindical aceitera de San Lorenzo, de cuidado y respeto a la vida de los compañeros y sus familias.

Esta mañana, recibíamos la información de que nuevamente un trabajador falleció en la zona del cordón industrial. Lamentablemente lo hacíamos mientras escuchábamos declaraciones del dirigente sindical de la zona que volcó la responsabilidad completamente en el fallecido al afirmar que “se salió del grupo y se fue a meterse solo sin cabo de vida, sin arnés y sin permiso“.

Según la propia empresa, Laureano Gómez, de 35 años y quien trabajaba desde 2009 en Bunge, alrededor de las 7.10 horas de esta mañana realizaba tareas de limpieza en el Silo 205. Producto del fuerte impacto por su caída dentro del mismo, murió.”Laureano se encontraba realizando tareas de limpieza desde las 5 AM, junto a dos colegas, quienes habían recibido el permiso de trabajo habilitándolos a realizar tareas de limpieza desde los túneles inferiores del Silo 205. Al momento se están llevando a cabo las investigaciones correspondientes para determinar las causas del accidente. La Compañía reitera su profundo dolor por el fallecimiento de Laureano y acompaña a su familia“, concluía el comunicado oficial de la firma difundido por los medios.

Entonces, si las organizaciones que debemos proteger a los compañeros, vemos que se mueren en su lugar de trabajo y les echamos la culpa, hay algo – o muchas cosas- que están fallando también del lado de quienes decimos representar los intereses de quienes viven del trabajo propio. Es responsabilidad de las organizaciones sindicales velar por los derechos y la integridad física de los compañeros. Por eso, pedimos investigación y esclarecimiento de la ineludible responsabilidad empresaria, al margen de las particularidades de cada caso. Y por supuesto, que se establezca si hubo fallas sobre el control por parte de organismos públicos.

Asimismo, expresamos que el camino transitado por la Federación Aceitera, que el Sindicato de San Lorenzo no integra, ha demostrado ser el indicado para proteger la vida y los derechos de los compañeros. La receta está en sus propios compañeros y salva vidas: erradicación de la tercerización, salario mínimo vital y móvil, formación y capacitación y comité mixtos de seguridad e higiene laboral.

Con profundo dolor debemos decir que este caso no ha sido el único este año. En agosto, Brian Montero de 27 años, murió en el puerto aceitero y planta de biodiesel de Renova en Timbúes, lugar donde se realizaba una ampliación de la planta. Murió aplastado por una viga.

¿Fue también su culpa? ¿Nada hay que ver y preguntar a las empresas y al propio Estado? ¿Esa es la primera respuesta ante el dolor de todo un sector fabril y una familia que perdió a su ser amado? Creemos firmemente que no y llamamos a una revisión de objetivos y conciencia a todos los compañeros dirigentes gremiales. Y lo hacemos desde la absoluta humildad, pero con la plena convicción de que son los trabajadores a través de las organizaciones que conforman los únicos garantes de que el Estado cumpla su rol de contralor, las empresas cumplan la ley y los trabajadores asuman en sus manos la importancia de contar, conocer y utilizar los elementos de seguridad.

Un abrazo a la familia aceitera y a los allegados y allegadas de esta nueva víctima.

Basta de muertes obreras. Investigación y justicia: si es evitable, no es un accidente. Respeto a las normas de seguridad e higiene. No a la tercerización y precarización. Libertad y democracia sindical.

 

Secretaría de Comunicación y Difusión CTA Autónoma

Foto: La Capital/SL24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *