Rafaela: Miradas emancipadoras, infancias descolonizadas

Por Sofía Alberti* | El viernes 26 de octubre se desarrolló en la Biblioteca Sarmiento del Sindicato de Empleados de Comercio de Rafaela la charla debate sobre “Infancias populares y Pedagogías  Latinoamericanas”. Fue organizada por la Asociación Civil Barbiana La Casona y el Espacio Cultural y Educativo La Quinta de Vera y contó con la participación del Secretario de Formación de la CTAA Rosario y docente universitario, Gustavo Brufman.

Presentada por el Secretario de Formación de la CTA Autónoma Provincia de Santa Fe e integrante de La Quinta, Javier Barbona y la referente de La Casona, Ana Santucci, la actividad contó con la participación de 50 personas. Además de un fructífero y profundo intercambio desde las propias prácticas, el encuentro tuvo como saldo el proyecto de generar una Escuela de Educadores Populares y Centro de Estudios sobre Ciencias Sociales y Problemáticas del Trabajo.

“En la tarde compartida de miradas, se pudo abordar la crisis de la educación, pero en clave emancipadora, rastreando con esa mirada señales político-pedagógicas en los educadores del Siglo XIX, del Siglo XX y de la actualidad.  Movilizando pensamientos y reflexiones sobre las prácticas que llevamos adelante” contó Barbona.

“La idea fue y es acercarnos a una idea de interculturalidad y perspectiva latinoamericana. Intentamos pensar la colonialidad del saber, del poder y cómo eso se expresa en nuestros quehaceres en el nivel educativo, para poder generar una perspectiva emancipadora”, profundizó Brufman.

Ana Santucci, de La Casona, valoró que a lo largo del encuentro “Gustavo (Brufman) fue sembrando, en una sociedad acostumbrada a las respuestas, preguntas fundamentales en clave política, pedagógica y ética, en cuanto a nuestro rol como educadores, nuestras tareas en las instituciones formales de educación y nuestras identidades.  Interpelando constantemente a los asistentes, se fue trazando un marco común, un terreno del que formamos parte, a veces, sin saberlo, y en el cual es imperioso preguntarnos por el otro y por el nosotros”.

Como parte de las diversas experiencias compartidas por maestros y maestras de Rafaela, apareció la inquietud sobre las resoluciones posibles para abordar formas de enseñanza-aprendizaje respetando trayectos e historias de la nutrida comunidad boliviana de la zona. Para los trabajadores y trabajadoras de la educación, es una problemática a atender cómo trabajar la interculturalidad en el proceso educativo. Preguntarse por los orígenes de quienes van a la escuela, las razones por las que vinieron al país y los aportes vivenciales que pueden realizar sobre su propia historia, las actividades familiares, sociales y políticas. Aspectos fundamentales para que se autoperciban como sujetos de saberes y conocimientos.

“Sin dejar de tener a la vista las actuales coyunturas de nuestro país y continente, es que se revisitó a los autores latinoamericanos que nos conmueven e ‘inquietan’ en nuestras prácticas. Como plantea Fernando Ulloa, ‘hablar de ternura, en estos tiempos de ferocidades, no es ninguna ingenuidad. Es un concepto profundamente político, es poner el acento en la necesidad de resistir la barbarización de los lazos sociales que atraviesan nuestros mundos’”, consideró Santucci.

Brufman, Santucci y Barbona

Perspectiva

El día sábado hubo otro capítulo de encentro con referentes de las organizaciones que trabajan en diversos territorios. La idea fue “mirar hacia adentro en nuestro presente y proyectar tanto las perspectivas futuras de trabajo con las infancias y juventudes populares a las que nos dedicamos, como así también comenzar a darnos espacios en común con otras organizaciones sociales que vienen trabajando en la misma línea y con las que es necesario reconocerse y acercarse”, contó Ana.

Por eso surgió la idea de la escuela y centro de estudios para niños, niñas, adolecentes, jóvenes y adultos. Brufman aclaró que se orientará a los sectores más castigados por la crisis, “infancias vulnerabilizadas, cuya vulneración tiene responsables, políticas de Estado direccionadas en ese sentido”. El objetivo será construir estrategias pedagógicas que ubiquen a niños, adolescentes y jóvenes como protagonistas de este tiempo porque “no son futuro, son el presente sobre el que se intentan construir futuros emancipadores”.

Los y las destinatarias del proyecto serán los pibes y pibas que son parte de los emprendimientos de las organizaciones sociales que trabajan en el territorio. La Casona, por ejemplo, cuenta con espacios de procesos productivos y culturales donde los lenguajes artísticos, la palabra y pensamiento de sus protagonistas son insumos elementales para generar perspectivas populares. “No se trata que sean destinatarios de una idea que se genere despegada a ellos, sino que sean educadores mediatizados por la tarea que realizan todos los días”, explicó Brufman.

“Reconocer en los chicos y chicas como autores de palabra y pensamiento propio es el principio elemental para pensar las pedagogías emancipadoras. Dejar de ser reproductores y que sean constructores de los propios conocimientos. Para eso es fundamental recuperar la memoria afectiva y sintiente de sus experiencias e historias de vida. Que puedan dar cuenta de cómo piensan, resuelven sintetizan y protagonizan sus quehaceres cotidianos”, explicó.

*Por Sofía Alberti. Comunicación CTAA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *