Reforma laboral: Un modelo económico social que esclaviza a las mayorías

Por Sofía Alberti* | En la tarde del jueves, la CTA Autónoma junto a diversos sindicatos convocó a un panel debate sobre la reforma laboral y económica, haciendo eje gravitacional en el rol de los sindicatos ante el ajuste. Cientos de trabajadoras y trabajadores dejaron chico el salón de COAD donde referentes en la materia expresaron sus lecturas sobre este proyecto de ley que se propone avasallar derechos conquistados.  A continuación, los principales puntos de la intervención de Hugo Blasco, Secretario General de la Federación Judicial Argentina y Secretario de Derechos Humanos de la CTAA Nacional.

Ante un auditorio colmado de trabajadores jóvenes de diversos sectores, Blasco aclaró que “como a lo largo de la historia nadie arreglará esta situación por nosotros”. Y definió que el gobierno macrista “representa a los enemigos históricos de la clase obrera argentina, la expresión de esto es la designación como Ministro de Economía del Presidente de la Sociedad Rural, que tiene fama y precedentes de negrero y esclavista. El objetivo de este gobierno es el del gran capital trasnacional, concentrado, es tratar de reconvertir o avanzar hacia un nuevo modelo económico social en Argentina y para eso necesitan normas que metan en caja a todo y a todos”.

El dirigente de la FJA formó parte de la comitiva que denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) las violaciones a los derechos humanos y laborales en Argentina. Lugar donde también referentes de otros países como Brasil expusieron las dramáticas situaciones que derivan de la reforma laboral.

Blasco apuntó que el Presidente Mauricio Macri “nos hizo acordar al discurso de Martínez de Hoz del 2 de abril de 1976, hablando de la liberación de las fuerzas productivas”. Por otro lado, interpeló la perspectiva del ‘batacazo’ electoral de Cambiemos en las últimas elecciones de medio término, en el cual se fundamenta la avanzada feroz sobre los derechos de las mayorías.  “Hasta el 22 de octubre hubo una negación de la existencia del proyecto de ley de reforma”, recordó y por ende consideró que los votos no contemplaban esas modificaciones. Y cuestionó la complicidad, anuencia o silencio de radio de los gobernadores provinciales, entre ellos el santafesino Miguel Lifschitz.

En torno a la cuestión judicial en particular, el referente de le FJA que nuclea a sindicatos de 23 provincias, indicó que la denuncia oficial a ‘la mafia’ de los abogados laboralistas y los jueces laborales se materializan en la persecución magistrados, mediante juicios políticos que pueden derivar en su desplazamiento. Cuestiones que se replican en otras áreas judiciales, como la contenciosa administrativa, donde se apunta a quienes se pronunciaron contra los tarifazos.  “Actualmente hay cuatro  camaristas integrantes de la cámara de apelaciones de trabajo y una jueza de primera instancia nacional con pedido de juicio político porque no les gustan sus fallos”, contó.

“Al que no se cuadre van los palos o las vías más elegantes como la criminalización o el avance de juicios políticos contra jueces”, advirtió. “En el proyecto está la trampa de la tercerización, la flexibilización y la degradación salarial de los trabajadores de todos los ámbitos judiciales del país”, explicó el referente nacional de la CTAA y adelantó que en Provincia de Buenos Aires el gobierno ya presiona una paritaria con un aumento del 10% y en cuotas.

Para cerrar, recordó la frase de José Martí “los derechos no se reclaman, se conquistan” y consideró que para poder  hacerlo “necesitamos unirnos desde el mayor espíritu fraterno conscientes de que nuestra suerte depende de nosotros. Hay que pelearla desde la unidad más amplia posible porque cuando te quitan derechos no les importa un carajo si sos amigo, simpatizante o vecino”.

*Nota y fotos: Sofía Alberti, Secretaria de Comunicación CTA Rosario

Fotogalería completa en Facebook

Notas vinculadas:

Debate y lucha para detener la reforma laboral

Reforma Laboral: transferencia de recursos públicos al sector privado

Reforma Laboral: dar la batalla cultural en las fábricas

Reforma laboral: pulverización del derecho colectivo y las garantías constitucionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *