Rosario fue otra vez la capital nacional del paro

Por Sofía Alberti* | Con un alto nivel de adhesión al paro nacional, la ciudad de Rosario mostró un panorama de calles vacías y negocios cerrados en su mayoría. El microcentro fue escenario de actos y movilizaciones, entre ellos el de la CTA Autónoma en Corrientes y Córdoba. La central participó también de asambleas y piquetes en fábricas como el caso de General Motors en reclamo por los despidos encubiertos y de los cortes en los accesos a la ciudad por parte de organizaciones sociales. Empleados de Comercio y Gastronómicos recorrieron el casco céntrico garantizando también el paro y movilización de sus afiliados y afiliadas.

Ni domingo, ni feriado, ni silencio ensordecedor. El paro nacional se mostró en la ciudad con fuerte contundencia y movidas que tuvieron al centro lleno de cánticos, discursos, marchas y bombos. Los trapos se mezclaban, las pecheras se multiplicaban y pese a la existencia de más de un acto, las bases de diversos sectores demostraron unirse nuevamente en la voluntad de movilización y lucha.

En la esquina donde se erige la Bolsa de Comercio, la CTA Autónoma realizó un acto con gremios y organizaciones hermanas. “El balance es que el paro a lo largo y ancho del país se ha expresado con toda su contundencia. La clase trabajadora de todos lados pudo asegurar un paro que tiene un alto índice de adhesión en un contexto de inédita intoxicación mediática. La derecha, los sectores concentrados de poder han salido a quebrar el paro. Los trabajadores tenemos que tener una línea de firmeza y unidad de acción porque son muchas las agresiones que vamos a tener que enfrentar para evitar que se deterioren nuestras condiciones de vida. Rosario es, como lo fue en la década del ´90 y en los momentos del kirchnerismo cuando con autonomía considerábamos que había que parar, la capital nacional del paro”, expresó en el acto el Secretario General de la CTA Rosario y de la delegación local de Amsafe, Gustavo Terés.

Convocó a tener “una responsabilidad muy grande” para visualizar en perspectiva la situación de la clase obrera. Además enfatizó en la necesidad de forjar unidad al considerar que “tenemos que ser generosos porque vienen luchas que van a requerir de la unidad de acción, no es un problema de sellos, es poner a los trabajadores en la calle para frenar este modelo económico”. Destacó la apuesta unitaria de Empleados de Comercio, que saludó el acto de la CTAA en su recorrida por el microcentro y “se han comprometido en hacer un esfuerzo porque cada vez que estemos en la calle salgamos unitariamente, porque hay que huir al sectarismo como a la peste”.

Terés señaló la importancia de la continuidad de las medidas de lucha de diversos sectores que se viene dando y que van confluyendo porque  “la mayoría de las organizaciones sindicales y sociales decidimos transitar por el lugar natural de los trabajadores: la calle, la lucha y la movilización social”.

Sobran los motivos

El Secretario Adjunto de la CTA Rosario, y dirigente de ATE Rosario, Raúl Daz, aseguró que “sobran razones para parar”. Detalló entre otras reformas nocivas para el conjunto de los trabajadores: la jubilatoria “que denigra a jubilados y jubiladas”; la “retrógrada” reforma en la salud pública “para que sea una mera mercancía”; de la Ley de ART, del régimen penal juvenil y “la que quieren llevar adelante en educación pública”. En este sentido consideró que “el ataque sistemático a los trabajadores es claro, este gobierno representa los intereses más macabros”. Para el dirigente el gobierno macrista “nos lleva al abismo con este modelo”. Y denunció la compra de armamento “para poner en Tierra del Fuego la base militar de la OTAN y la base militar yanqui. Están avanzando para el saqueo brutal”, afirmó el dirigente.

Por todo eso y la acuciante situación que viven los y las trabajadoras del Estado, Daz ratificó la realización de medidas de fuerza. El 19 de abril habrá un nuevo paro nacional de ATE en el que se exigirá paritaria sin techo, tanto a nivel nacional como en todas las provincias donde también hay gobernadores que, como Lifschitz, pretenden que “los trabajadores paguemos el ajuste”.

“Nuestra responsabilidad va a ser la unidad y queremos que en el próximo paro todos los sectores sindicales estemos en la calle unidos para hacer un gran acto y demostrarle a este gobierno que este asunto no va más, que hay una necesidad imperiosa de cambiar el rumbo económico. Hay que terminar definitivamente con la orientación elitista y oligárquica de un gobierno que quiere más represión y más ajuste”, concluyó Daz.

El empleo, lucha central

Terés enfatizó en la continuidad y profundización de las medidas de protesta, partiendo de la base que los trabajadores perdieron al menos diez puntos de poder adquisitivo. Reclamó la garantía del salario, mínimo, vital y móvil y el incremento inmediato de las partidas para Educación y Salud. Subrayó también que la lucha central “es en defensa del empleo”, dado que desde el gobierno “quieren avanzar a una reconversión productiva del capitalismo en esta etapa, donde desplegaron ensayos con éxito. Por eso revisaron los convenios colectivos los petroleros, van por más precarización en la construcción, quieren precarizar los convenios de los textiles. La rendición de los trabajadores es parte fundamental de este plan oligárquico de sectores de poder que se quieren insertar en el mundo globalizado con los trabajadores de rodillas”.

Por eso, convocó a dar esta “lucha de largo aliento” en cada lugar de trabajo, “disputando el sentido, porque ellos lo están disputando mediante los medios de comunicación y nosotros lo haremos con mucho debate, mucha asamblea y democracia sindical”.   En este panorama ubicó el rol de cierta burocracia sindical que “quiere seguir defendiendo sus privilegios”.

En el acto, entre otros y otras, dio su palabra la Secretaria de Pueblos Originarios de la CTAA, Irene López, quien planteó el reclamo colectivo por la feroz represión que el pasado domingo sufrió la comunidad Qom de Ruillon al 4400. Adelantó que se planifica una movilización en reclamo de justicia

Tras la actividad de la mañana, un contingente de la Central se sumó a la lectura de la sentencia por el asesinato de Jonatan Herrera (ver aparte) y a los cortes en acceso sur que realizaron organizaciones sociales. Allí se repudió las heridas sufridas por una mujer y un niño que fueron arrollados por un motociclista que quiso atravesar el piquete. Por la tarde, el Secretario General de la CTA Autónoma de Rosario participó de la asamblea general aceitera en la planta de Cargill en Villa Gobernador Gálvez, donde se ratificó una vez más la unidad histórica con el combativo sindicato aceitero (ver nota).

*Nota y fotos: Sofía Alberti, Comunicación CTA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *