Rosario, conflicto en ASyT: ¿Quién cuida a los que cuidan?

Por Comunicación CTA Rosario* | Alrededor de cuarenta trabajadores y trabajadoras del Área Salud y Trabajo, encargada de auditar las licencias de docentes del sector público provincial y de la Universidad Nacional de Rosario, como así también de no docentes universitarios y asistentes escolares, permanecen de paro por tiempo indeterminado. Salarios de miseria, precarización laboral y condiciones de trabajo indignas. Compartimos imágenes y relatos que grafican con crudeza una situación insostenible, paradójica y de larga data.

img_7186Un agujero taponado en el techo. Paredes que se caen de humedad. Cablerío a la vista. Un picaporte para dos puertas y consultorios con cortinas sin intimidad para pacientes que a veces tienen brotes psiquiátricos o deberían ser revisados con cierta intimidad. Un archivo pasado por agua. Un baño al que cualquiera se resistiría a ingresar, sin provisión de papel higiénico (el que hay, se trae de casa) con un espejo pegado con cinta adhesiva. Una sala de espera para gente de licencia de sus ámbitos laborales, con un aula exactamente en el mismo ámbito, llena de alumnos. Con frío y sin gas. Con el alcohol en gel como única victoria producto de la insistencia de una compañera que asumió la epopeya de conseguirlo. La heladera nueva parece erigirse como un monumento en este ámbito realmente hostil, bombardeo por el abandono y la desidia. Todo esto 30 horas a la semana y por el módico salario de $6700, no parece ser ’buen negocio’.

Se trata de la Sala 7 de Facultad de Medicina, ubicada en el subsuelo del histórico edifico de Francia y Santa Fe. Allí transitan sus jornadas laborales los más de 40 empleados de ASyT que sin respuestas desde abril tras escalonar medidas de fuerza, decidieron lanzar un paro por tiempo indeterminado el 22 de agosto. Son los y las encargadas de auditar y formalizar las licencias de docentes y asistentes escolares, atienden alrededor de 200 personas por día y desde el inicio de la huelga los expedientes se amontonan y no se pueden liquidar los sueldos y licencias.

En materia salarial, los diversos administrativos y profesionales de la salud, tienen congelado el sueldo desde junio de 2015. Sólo un 15% a cuenta de un incierto total de incremento recibieron meses atrás, lo que cubre la tercera parte de la inflación oficialmente ya reconocida. “Estamos de paro porque nada fue solucionado, ni promesas del año anterior ni de éste. Hablamos de mudanza, pase a planta permanente escalonado y nada de eso se concreta. Estamos peor porque este invierno cortaron el gas, estuvimos muertos de frío en un subsuelo húmedo, hasta en la sala de espera la gente lo sufría. No vemos de parte de ellos nada para salir de este conflicto”, aseguró Nadia Bregani, en referencia a la patronal empleadora, que es la Universidad Nacional de Rosario, cuyo servicio de ASyT terceriza el Ministerio de Educación de la Provincia.

Consultorio, con cortinas

Un universo de 81 mil trabajadores “están descubiertos hace tres semanas de licencias y demás, porque nadie hace esas cargas. Al no estar cargándose, no se liquidan las licencias, no se liquidan los sueldos. Parece que a nadie le interesaría. Porque al solucionar este conflicto reorganizaríamos el trabajo, pero si no se soluciona esto seguirá así”, aseguró la trabajadora.

Del lado de las autoridades de la UNR, las respuestas son, según relatan los empleados, al menos poco satisfactorias. “Es imposible el pase a planta” porque hay otros 200 precarizados que por un acuerdo con un sindicato deben pasar antes que ellos; el 40% de aumento exigido no se puede porque “ningún sindicato logró ese incremento” y el ajuste impulsado por el gobierno nacional en el financiamiento de las universidades impide las mejoras edilicias y el traslado. No obstante ese punto sería parte del temario el lunes próximo de la reunión entre el Rectorado y autoridades de Medicina.

Protestas y solidaridades

Por toda esta situación, los trabajadores de ASyT realizaron el miércoles una conferencia de prensa en la puerta de la Facultad de Medicina y el jueves se manifestaron en sede de gobierno de la UNR en Maipú y San Juan. Allí dejaron un petitorio y fueron recibidos por el secretario del rector. En todas las movidas y jornadas participaron los sindicatos Asociación Trabajadores del Estado (ATE Rosario), el Sindicato de Profesionales Universitarios de la Sanidad (Siprus) -ambos con afiliados en ASyT- y Amsafe Rosario. A su vez las tres entidadesrepresentan a los afectados por el paro.

“Nos afecta tanto a docentes como asistentes escolares en licencias de larga duración y auditorías, porque se suspenden los turnos. Nos solidarizamos como sindicato con los compañeros del ASyT porque hace ocho años están en condiciones precarias de trabajo, sin estabilidad laboral, con incumplimiento de paritarias. Esto viene de la línea del ajuste que tanto salimos a denunciar”, explicó la referente de Amsafé Rosario, Paula Nardini.

La docente, recordó que el panorama de ajuste se expresa también en la tablita de licencias por enfermedad aplicada por el Ministerio de Educación que “va en contra de los parámetros médicos entregándose días por enfermedad y no por enfermo, no hay una mínima auditoría al compañero o familiar enfermo. Es un abandono liso y llano de personas, no hay médico auditor, no sabe los antecedentes, el contexto de la enfermedad. Es una aberración total, ya se expidieron en contra el Amra, el Colegio de Médico, la Facultad de Medicina, el Siprus. Cuando el Estado no tiene políticas preventivas de salud solo tiene políticas de ajuste”.

La Secretaria Adjunta de ATE Rosario, Lorena Almirón destacó la participación del sindicato no sólo por la presencia de afiliados propios, sino como parte de la denuncia contra la precarización laboral en el Estado que el sindicato viene realizando hace años. Y se sumó a la denuncia de Amsafé Rosario al considerar esa tablita y la denuncia del gobierno a médicos por presuntos ‘excesos’ en otorgamiento de licencias como “un ajuste a la salud de los trabajadores”.

“Se está cuantificando en números de la salud sin medidas preventivas que tengan que ver con resolver los problemas de salud. Si hay un 10% del total de trabajadores que reiteran problemas de salud, por algo es, no hay un diagnóstico del Ministerio de Salud de por qué estamos enfermos. Estamos enfermos porque son pésimas las condiciones de trabajo, porque además de ocuparnos de las cuestiones pedagógicas tenemos que ocuparnos de las cuestiones sociales, cada vez más precarias en las escuelas. No hay políticas públicas hacia la niñez y la juventud y no hay políticas para terminar con la precarización laboral en el Estado”, se despachó la referente estatal, a su vez asistente escolar en Barrio Santa Lucía.

Desde el Siprus, su Presidenta Provincial, Maria Fernanda Boriotti “creemos que es necesario que esto se resuelva inmediatamente y sin excusas, dado que es una situación de larga data y realmente si nadie que ocupa cargos en el funcionariado público se lo pregunta, nosotros exponemos públicamente la pregunta: ¿quién cuida y protege a los que cuidan a los docentes y no docentes de la provincia y la universidad?”.

*Sofía Alberti, Comunicación CTA Rosario.

FOTOGALERÍA COMPLETA EN FACEBOOK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *