Se armó el plan de lucha: movilización este jueves en Rosario

Por Comunicación CTAA* |Este jueves 23 de febrero docentes, estatales y profesionales de la salud, dependientes del Estado provincial, se movilizarán en Rosario reclamando salarios y condiciones dignas de trabajo. Por su parte la votación de la Departamental de Amsafe eligió por ir a una huelga de 72 horas, pero a nivel provincial se definió que sea de 48 horas los días 6 y 7 de marzo, por lo que las clases no inician. En esa misma fecha ATE Nacional y la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa) lanzaron un paro nacional.  Y, el 8, todos esos sectores adherirán al Paro Nacional de Mujeres, en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Marcha23.2.17“El gobernador quiso marcar la cancha diciendo que la inflación en Santa Fe fue del 32 por ciento cuando la mayoría de las estadísticas hablan de un 40 o 41 por ciento en lo que fue 2016. Esta definición no hace más que empezar a querer fundamentar que el año pasado los trabajadores en la provincia no tuvieron pérdidas en sus ingresos. Eso es una delimitación clara de que el gobierno no quiere discutir lo que consideramos inevitable, que es la recomposición salarial a partir de la pérdida que sufrimos el año pasado”, explicó el Secretario General de la CTA y Amsafe Rosario, Gustavo Teres.

De cara a la paritaria, el gobierno encabezado por Miguel Lifschitz a nivel provincial expresó en reiteradas ocasiones que lo que se discutirá en la mesa de negociación con los empleados del sector público será la inflación por venir. Y lo hará con estimaciones del IPEC (Instituto Provincial de Estadísticas y Censos), cuyos números fueron fuertemente criticados desde los sectores gremiales. Entonces, se negociaría sobre una hipótesis inflacionaria sin tomar en cuenta la dramática pérdida de poder adquisitivo de los salarios registrada el año pasado.

En las primeras reuniones del año a la que acuden las direcciones provinciales de los sindicatos (en el caso de Amsafe y ATE fuertemente criticadas por las delegaciones locales) no hubo propuestas concretas y se esbozó la idea de esperar a ver qué pasaba en otras provincias. En el resto del mapa nacional no hay buen augurio tras el 18% que la Gobernadora Vidal impuso en Buenos Aires y su réplica en algunas provincias.

No ayudó el Gobernador al clima generado al afirmar en medios locales que una paritaria del orden del 35%  está alejada “de las posibilidades de cualquier provincia y empresas del sector privado, en un año que en principio tiene expectativas de inflación a la baja”. Generó esto un fuerte resquemor al habilitar oficialmente no sólo el techo paritario en el sector público, sino en el privado donde recientemente se dio “un procedimiento antidemocrático, antiobrero y por ende repudiable” con el pedido de juicio político del Ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca,  a los camaristas que homologaron el incremento salarial logrado por el gremio bancario.

A la par, la Junta Interna de ATE Indec expresó en un reciente informe que “es imprescindible una compensación salarial tendiente a recuperar el poder adquisitivo perdido, que desde agosto del 2015 hasta Diciembre de 2016 fue de $ 25.434,71”.

“Es necesario que la discusión en paritaria, de nuestro salario, se haga teniendo en cuenta la inflación del año 2016, ya que es objetivo del Gobierno Nacional, los Gobiernos Provinciales y Municipales, imponer un insuficiente 17% de aumento salarial y en cuotas, en el contexto de incesantes tarifazos y una inflación anual que según datos del INDEC y la DGEyC de CABA, alcanzó, un 39,13 y 41% respectivamente. Si sólo tomamos en cuenta el año 2016, la pérdida salarial que sufrimos los trabajadores fue del 16,21%, hecho objetivo que los gobiernos intentan desconocer a la hora de plantearnos ofertas insuficientes de aumento salarial”, expresaron los y las trabajadoras del organismo público de estadísticas.

Marcha unitaria y paro

Si bien en el mes de enero hubo movilizaciones multisectoriales contra el ajuste y sectoriales por despidos, reclamos salariales y condiciones de trabajo, este jueves 23 de febrero trabajadores nucleados en Amsafe Rosario, ATE Rosario y Siprus darán el puntapié al plan de lucha con la primera gran movida unitaria del año. Será a las 10.30 horas desde Plaza 25 de Mayo (Laprida y Córdoba) a Plaza San Martín (Santa Fe y Moreno). Ninguno de los sectores hará huelga, pero sí desobligarán media hora antes de la marcha y hasta las 14.00 horas en el caso de la docencia.

Los y las docentes públicos provinciales se volcaron masivamente a votar durante lunes y martes por la modalidad de la lucha ante la falta de avances concretos en paritaria y el panorama poco alentador  antes descripto. Alrededor de 7500 en la Departamental Rosario participaron de la decisión y la mayoría se volcó por el paro de 72 horas semanales. Resultados similares se lograron en San Lorenzo, General López y Caseros. Pero, en la asamblea provincial donde se señalaron algunas dificultades con el conteo de votos de la ciudad de Santa Fe, se impuso el paro por 48 horas semanales. Amsafe reclama un aumento salarial del orden del 35%, la apertura de la paritaria nacional docente y el reclamo por el desguace del sistema educativo a nivel nacional; además de las condiciones de trabajo y edilicias en el plano provincial, entre otros puntos. El jueves habrá congreso de la Ctera (Confederación de Trabajadores de la Educación) que definirá pasos a seguir.

Por su parte, el Siprus participó del segundo encuentro paritario donde no hubo propuestas concretas y se pasó a un nuevo cuarto intermedio para la semana que viene. Los profesionales de la salud reclaman un salario mínimo, vital y móvil de 25 mil pesos y el cumplimiento de acuerdos de paritarias previas en cuanto pase a planta y condiciones de trabajo, además del pliego actualizado. La Fesprosa, de la que forma parte Siprus, lanzó un paro para los días 6 y 7 de marzo.

La Asociación Trabajadores del Estado, el sindicato que más huelgas nacionales realizó a nivel nacional desde la asunción de Mauricio Macri, también lanzó un paro para esos días en reclamo contra el techo a la paritaria. “La medida está enmarcada contra el techo salarial que propone el Gobierno para discutir las paritarias, contra los intentos de intervenir a la baja los Convenios Colectivos de Trabajo, por la reincorporación de todos los trabajadores injustamente despedidos, contra la precarización laboral y por el derecho de los trabajadores municipales a los Convenios Colectivos y salarios por encima del Mínimo, Vital y Móvil”, explicaron.

Además, como corolario, el 8 de marzo se lanzó el Paro Nacional de Mujeres que ya tiene alcance internacional. Mujeres de todos los gremios cesarán actividades y participarán de las marchas y actividades en todo el territorio nacional. De este modo, marzo empieza en perspectiva unitaria y con la apuesta a un plan de lucha nacional en defensa del salario, los puestos de trabajo y las condiciones dignas de trabajo.

*Sofía Alberti, Comunicación CTA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *