Sin trabajo digno, no hay pan ni paz

Por Comunicación CTAA* | Este miércoles 28 de diciembre como hace 23 años, el Padre Salvador Yaco junto a otros pastores y comunidades eclesiales de base, llama concentrar en la estación de trenes de Capitán Bermúdez. La cita es a las 19.00 horas y desde la CTA Autónoma Provincia de Santa Fe adherimos y convocamos a sumarse.

afiche-yaco-final

A continuación, compartimos el documento difundido por los organizadores de la jornada que cada Día de los Santos Inocentes, denuncia la situación de pobreza y de exclusión.


Hace 23 años desde aquel 1994 en Capitán Bermúdez, los 28 de diciembre “Día de los Inocentes”, por iniciativa del cura párroco Salvador Yaco y distintos sectores sociales, políticos y religiosos, venimos denunciando la desocupación, la precarización laboral, los bajos salarios, el trabajo en negro, las muertes evitables en los mal llamados “accidentes de trabajo”, la trata y la explotación sexual de mujeres y niñ@s, la violencia hacia las mujeres, los femicidios, las desapariciones, los asesinatos de jóvenes y un sin fin de situaciones de extrema injusticia en el cordón industrial de Rosario-San Lorenzo.

Reclamo que une al conjunto de la clase trabajadora con otros sectores populares, marginados, pobres y empobrecidos, maltratados, ninguneados, perseguidos, etiquetados, discriminados, torturados, asesinados, desaparecidos. Todo, siempre amparado por y desde el estado en manos de los gobiernos de distintos signos políticos que fueron pasando en estos 23 años.

Este 28 de diciembre de 2016, nuevamente estaremos en la calle con el mismo reclamo, ya que los distintos gobiernos que conocimos y sus proyectos de acumulación del capital, el modelo de producción basado en el extractivismo agrícola-minero-energético y la explotación capitalista, no fue modificado en absoluto, los gobiernos en todos sus niveles,nacionales, provinciales, municipales y comunales del cordón industrial sojero, sean quienes fueren, profundizaron la dependencia estrechando lazos con los distintos imperialismos que flamean sus banderas enclavadas en los puertos sobre las riberas de nuestro río Paraná.

A principios de la década pasada (2003), la superficie sembrada de soja ya era de doce millones de hectáreas, no obstante, su crecimiento no se detuvo y en el año 2015 alcanzó los veinte millones y se estima cercana los 21 millones la cantidad de hectáreas sembrada de soja para el 2017, ligada a una brutal extranjerización de la tierra. Este crecimiento fue similar para el maíz, no así para el trigo que fue desplazado por la soja con un impresionante crecimiento de la superficie sembrada que implicó desmonte y avance del agro-negocio.Los campesinos pobres y los pueblos originarios, son expulsados de sus lugares hacia las grandes ciudades dónde la marginalidad, la desocupación, las drogas avanzan y ellos se organizan. Este año las mujeres de Rosario y el cordón industrial fuimos protagonistas del hecho político más relevante de la Argentina, más de 60000 participamos del Encuentro Nacional de Mujeres que en 2017 será en el Chaco, propuesta por distintas mujeres de aquella provincia, principalmente originarias, que pretenden dar conocer que existe esa gran postergación también en sus propias tierras y que no se resignan a que sea un destino.

Durante estos años se mantuvo el saqueo y la contaminación de los recursos naturales, con su secuela de pobreza, muertes, represión y criminalización de la protesta. Sin hacer un extenso recuento basta mencionar la brutal represión de estos días en San Juan contra la población reclamando contra la mina El Veladero.

Hace muy pocos días miles recordamos en las calles los 15 años de las heroicas jornadas populares del 19 y 20 de diciembre de 2001 que obligó a irse del gobierno a De la Rúa y en las que el régimen se cobró la vida de 38 compañeras y compañeros, de los cuales diez fueron en nuestra provincia con el inefable Carlos Alberto Reuteman como gobernador.

El supuesto cambio de “cambiemos” con Macri a la cabeza, en nombre de la “pobreza cero” ha hecho que en cuatro meses pasemos de 12 a 14 millones de pobres en la Argentina. No está exento el gobierno socialista de Lifschitz que nadahace contra los despidos, que hace una reforma impositiva a medida de las multinacionales y que contrajo deuda externa por 1000 millones. También se unió con Macri en el plan de cerrar el modelo con represión, acordando la llegada de gendarmería y la creación de un comando conjunto que sólo nos deja denuncias de represión y apremios ilegales durante el 2016. La profundización del modelo genera más pesar en la clase trabajadora, sobre todo en los sectores populares más vulnerables que no sólo no han dejado de luchar, han redoblado las luchas, consiguiendo arrancar con ellas al gobierno de Macri logros muy importantes que sólo se mantendrán con la lucha.

Nunca nos resignamos ante esta realidad y en ese camino siempre buscamos unirnos para continuar la lucha, porque hay plata en el cordón industrial y en la Argentina para solucionar los grandes sufrimientos del pueblo. Porque sabemos que “Sin trabajo digno no hay pan ni paz”, seguimos en las calles contra toda la ignominia de este sistema explotador y esencialmente injusto al que es imprescindible transformar.

Capitán Bermúdez

Diciembre 2016

*Comunicación CTA Autónoma Provincia de Santa Fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *